5 propósitos para 2018 que transformarán tu hogar

Según se acerca el final del año, toca hacer balance de los últimos 12 meses, y valorar qué propósitos hemos llevado a cabo y cuáles hemos dejado al final de la lista… Pero no pasa nada, porque lo importante es que con el nuevo año el contador se pone a cero y tenemos por delante una nueva oportunidad para poner sobre la mesa nuevas metas.

Así, desde Vivienda Saludable os animamos a que el 2018 sea por fin el año que dediquéis a vuestro hogar, para quitarle así unos cuantos años de encima y poder disfrutar y presumir de una decoración renovada y a vuestro gusto.


 

Empezamos proponiéndoos 5 reformas para vuestro hogar que, sin duda, marcarán la diferencia:

1. Quitar el gotelé.

Es cierto que en cuanto a limpieza y mantenimiento, el gotelé es un líder nato. Quizás por eso ha perdurado tanto tiempo en nuestras paredes. Sin embargo, en cuanto a posibilidades decorativas, sus opciones son muy limitadas. Si unimos esto a que actualmente contamos con pinturas plásticas en el mercado que se pueden lavar para retirar manchas, ¡ya no hay excusa para dejar el gotelé en casa! Para ello tenemos dos posibilidades:

- Raspar el gotelé existente. Esto dependerá del tipo de pintura que componga nuestra pared. Si es pintura al temple, ¡adelante! Para ello, tendremos que humedecer la pared con una esponja, y empezar a quitar el gotelé con una espátula y una lijadora. Después, aplicaremos con rodillo aguaplast y alisaremos con una llana. Terminaremos lijando de nuevo para conseguir un buen acabado, y pintando sobre él. No os vamos a engañar, se trata de un trabajo que requiere mucho esfuerzo, ¡pero merece la pena!

- Cubrir el gotelé. Es lo mejor si tratamos con paredes de pintura plástica. En este caso tendremos que usar una pasta niveladora, aplicada con llana. Después de un par de manos, lijaremos para conseguir un acabado liso, y pintaremos.
 


 

2. Cambiar el suelo de la casa ¡en una sola tarde!

Hace pocos años empezamos a oír a hablar de los suelos vinílicos autoadhesivos, esas planchas de poco grosor, que se pueden cortar con tijeras, que imitan todo tipo de acabados y que podemos instalar nosotros fácilmente. Así, tiempo después podemos decir ¡que funcionan! El resultado estético es más que aceptable y la resistencia aprueba con creces. ¡Por fin podemos disfrutar de nuestro suelo soñado sin dejarnos todos los ahorros en él!




3. Sustituir las ventanas.

Insistimos muchas veces en este tema, y es que no sabéis lo que puede hacer por nuestros hogares contar con un buen aislamiento. No solo hablamos en términos de ahorro energético, ¡hablamos de salud! La humedad, el exceso de ruido, los cambios de temperatura… Por esa razón, es una inversión que debemos tomarnos muy en serio. ¿Las mejores opciones en cuanto aislamiento? Ventanas de perfiles de PVC, con doble acristalamiento, apertura abatible y, junto a ellas, una persiana de calidad.
 


 

4. Pintar los azulejos de baño y cocina.

Si vivís en un piso antiguo, probablemente los azulejos del baño o de la cocina sea lo que más ‘odiéis’ de toda la casa. Vale, es cierto que lo vintage está de moda, pero una cosa son las baldosas hidráulicas que vemos en los catálogos de decoración, y otra los estampados retro que encontramos en algunas viviendas. Sin embargo, ¡qué pereza da meternos a alicatar! ¿Verdad? Por eso, nuestra solución se encuentra en la pintura para azulejos, que aplicaremos siguiendo estos pasos:

- Cubriremos muebles, sanitarios, estanterías…

- Limpiaremos las paredes con quitagrasas.

- Cuando haya secado, aplicaremos dos manos de pintura especial para este tipo de superficies.

- Repasaremos las juntas con un rotulador para juntas.

Nota: para conseguir una mejor adhesión, antes de la pintura podemos aplicar una imprimación.
 



5. Forrar los muebles de la cocina.

Si habéis cumplido con los propósitos anteriores, seguramente vuestra cocina parezca otra gracias al cambio del suelo y a los ‘nuevos’ azulejos. ¿Qué ocurre? Así es, ahora los muebles desentonan, así que vamos a ponerle solución forrándolos con papel vinílico. Para ello tan solo tendremos que desmontar las puertas de los armarios y, con cuidado y ayudándonos de una espátula de plástico o una esponja, forraremos con el vinilo, evitando que queden burbujas. Nos ayudaremos además de un cútter para recordar esquinas, sobrantes…



¿Ya os imagináis el próximo año celebrando las navidades en vuestro ‘nuevo’ hogar? Nosotros sí, así que mucho ánimo, porque con un poco de esfuerzo, el 2018 será ‘EL AÑO’. Además, en nuestra sección de ‘Reformas y bricolaje’ podréis encontrar muchas más ideas y proyectos para vuestra vivienda. :-)

¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos