Blog de felipe Idea guardada 8 veces
La valoración media de 10 personas es: Muy buena

Cargaderos de estilo rústico

Un toque decorativo en la estructura

Los cargaderos cumplen una importante función estructural: deben sustentar el lienzo de pared sobre los huecos abiertos en muros y tabiques. Normalmente hacen de dintel en puertas y ventanas, sin embargo hay otros casos, como veremos. En la construcción moderna, los cargaderos son de hormigón, y quedan ocultos por el revestimiento.

 

En las casas tradicionales se empleaban con frecuencia maderos de sección cuadrada, por lo general de mayor tamaño que las vigas de hormigón. Podían también revestirse perfectamente, sin embargo hoy día los dinteles de madera nos parecen muy decorativos, y los dejamos a la vista explotando el sabor cálido y hogareño que aportan a la vivienda.

Aquí podemos apreciar la función que desempeña un cargadero. La viga en el dintel soporta el peso de los ladrillos sobre el hueco y lleva la carga a los laterales, que a su vez apoyan en el forjado. Sin la viga, el paño de ladrillos se deformaría por su peso. La altura del hueco es irrelevante, sólo interviene la anchura: el mismo cargadero sirve para una puerta de 3 metros de altura.

Este ejemplo de una casa reciente nos permite apreciar el mayor tamaño en los cargaderos de madera, y sus ostensibles cualidades decorativas. La madera y la piedra combinan agradablemente en una entrada llena de robustez y carácter.

Otra vista de la misma entrada, que revela el considerable tamaño de los cargaderos cuando se recurre al diseño rústico. Al ser un material vivo y heterogéneo, la madera necesita mayores dimensiones que el hormigón para responsabilizarse de la misma carga estructural.

Aquí la viga sobre la puerta queda oculta por el revestimiento, y el elemento exterior sirve para sustentar el somero tejadillo. Nuevamente comprobamos la calurosa afinidad entre la madera y la piedra.

El salón de esta casa de campo rehabilitada nos ofrece un ejemplo de cargaderos visibles también en el interior. Antaño estas piezas se recubrían con yeso o mortero, hoy día como hemos dicho preferimos dejarlas al aire por motivos estéticos.

El dintel de una alacena tiene estructuralmente los mismos requerimientos que una puerta de paso, necesidades que se agudizan cuando la construcción se hace mediante muros de carga. Los tratamientos sucesivos para proteger la madera oscurecen su color natural.

Esta casa rústica de construcción reciente pone de manifiesto las cualidades decorativas de los cargaderos realizados en madera. Aparte el tejadillo de la entrada, la fachada principal casi no tiene más adorno que los dinteles de los huecos. Sin embargo es suficiente para dar un aspecto acogedor y hogareño a un edificio de traza bien austera.

¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos

Relacionado

puerta puertas arreglar puerta ...

Trucos para reparar puertas

Soluciones rápidas y sencillas

Descubre es este reportaje algunos sencillos trucos para arreglar los posibles problemas que nos surjan con las puertas: dilataciones, arañazos, bisagras que chirrían..

cianocrilato cúter tinte ...

Belén de Navidad: los detalles finales

Cómo realizar barandas, toldos, puertas y ventanas

La parte más entretenida del Belén son los detalles: el ingenio toma la batuta para descubrir, en brillantes chispazos, las utilidades de los objetos más inesperados. Cualquier envase alimentario, cualquier material perdido en los cajones, puede desempeñar con todo éxito una función decisiva, dando verosimilitud al escenario. El método de ensayo y error es la mejor vía para resolver ...

albañilería albañiles consejos ...

Un tejado con rasillones

Taller de manualidades

La entrada a poniente hace que la cocina de esta casa sea muy calurosa, y los propietarios, Elena y Rafael, han decidido cubrirla con un tejado. Así además Elena en invierno podrá ir a su taller de manualidades sin mojarse con la lluvia. Un amigo arquitecto, tras ver el sitio y escuchar lo que deseaba el matrimonio, declaró que podían ejecutarlo dos buenos albañiles sin necesidad de proyecto, ...