comunidades

¿Cómo detectar las humedades y cómo solucionarlas?

Cuando pensamos en los problemas más comunes que pueden afectar a una vivienda, sin duda lo primero que nos viene a la cabeza son las humedades, estas temidas marcas de agua que aparecen en las paredes y que nos alertan de la existencia de un problema mayor. Pero, ¿qué otras señales nos alertan de que sufrimos humedades

- El vaho en los cristales de las ventanas y los espejos nos avisan de un exceso de humedad en el ambiente, que suele ser habitualmente por condensación. 
- El moho en las esquinas de las paredes suele ser también una consecuencia de las humedades por condensación. Así, eliminarlo es primordial pues puede desencadenar en problemas respiratorios, alergias... 
- Cuando la pintura o el yeso empieza a desprenderse, tanto en paredes exteriores como interiores. 
- Cuando hay presencia de salitre en paredes interiores. 



¿Cómo podemos solucionar un problema de humedades? Antes de nada, es necesario detectar qué tipo de humedad se trata. Así, hablamos principalmente de tres opciones: 

1. Humedades por condensación. Es fruto de la acumulación de humedad estancada y concentrada en casa, como consecuencia de las duchas, la plancha, el baño, la cocina.... Así, suele deberse a una mala ventilación, un mal aislamiento térmico, defectos en la construcción... ¿Cómo podemos ponerle solución?

- Instalando unas ventanas con una buena capacidad aislante pues, de lo contrario, la diferencia de temperatura entre el interior y el exterior de la casa provoca la condensación en los cristales. Así, lo mejor es escoger ventanas de PVC, que proporcionen una transmitancia térmica inferior a 2 y estén compuestas de un vidrio bajo emisivo. 
- Escogiendo perfiles de ventilación controlada. 
- Realizando una correcta ventilación, en torno a 5-10 minutos cada día, y si es cruzada mucho mejor. 
- Empleando deshumificadores. 

2. Humedades por subidas capilares. Se suele dar en los pisos superiores (salones, dormitorios...) y se produce por la subida del agua desde el suelo a través de materiales porosos. El agua es capaz de atravesar los cimientos, provocando el desprendimiento del revestimiento en las zonas bajas de las paredes. Además, también pueden afectar a las cañerías. ¿Cómo les ponemos fin?

- Lo esencial es contar con una buena pared aislante. En viviendas ya construidas podemos poner un revestimiento aislante entre la pared y la pintura. 
- Hacer una revisión de las cañerías, para comprobar que no hay pérdidas. 
- Evitar que los desagües queden obstruidos, lo que puede provocar goteras, filtraciones... 

Fuente: Vivienda saludable


3. Humedades por infiltración lateral. Son las que se dan en sótanos, garajes, bodegas... Se producen en las paredes que están en contacto con la tierra, por el paso de la humedad de esta a través de los muros. ¿Cómo solucionarlo?

- Lo mejor es prevenirlo desde el momento de la construcción, instalando materiales muy aislantes en este tipo de zonas. Además, lo ideal es construir en lugares alejados del agua. 
- Si se trata de una vivienda ya construida, debemos reforzar el aislamiento, con revestimientos, o aplicando una capa de revestimiento antes de la pintura. Además, conviene también aplicar un producto antihongos
- Si nuestra casa esta cerca de un río o de aguas subterráneas, hay que instalar sistemas de drenaje. 

Aquí podéis encontrar más información sobre las humedades... 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos