Bricolaje

Blog de Fernando Barón Idea guardada 11 veces
La valoración media de 23 personas es: Muy buena

Tuneos con muebles encontrados (III)

El bricolaje más gratificante

Recoger muebles abandonados para convertirlos en preciosos elementos decorativos es una de las modalidades más gratificantes del bricolaje. Y no se trata de localizar joyas suntuarias que han sido desechadas en un arrebato de enajenación, todo lo contrario: en palabras de la forera Rosabel1, lo más apasionante es encontrarse algo en estado cochambroso y dejarlo bonito.

A menudo, la transformación conseguida es deslumbrante, hasta el punto de que la misma Rosabel1 siempre hace fotos del mueble en su estado inicial, antes de la restauración, “porque la gente no se lo cree”. El proceso tiene su trabajo, pero resulta muy satisfactorio, según declaran los aficionados al tuneo con muebles encontrados. !Veamos algunos ejemplos recientes del foro!

 

 

 

Silviahm abre la ronda con un rescate verdaderamente afortunado, tanto por las posibilidades de la pieza como por el resultado decorativo. Nuestra forera es una avezada buscadora de tesoros, actividad que ejerce incluso en vacaciones: así localizó una silla preciosa en un contenedor de Laredo. Esta magnífica alacena proviene de la secretaría de un colegio de pueblo, donde servía de archivador, y su apariencia triste y severa quedó plenamente olvidada con el mágico tuneo de nuestra forera.



 

Quintanar está feliz con sus 'gemelas', dos sillas achacosas que ahora son dignas del cuarto de una princesita



 

_Katy nos cuenta que, cuando compraron la casa, encontraron en el desván un montón de cachivaches. Y, como tenían sitio de sobra, indultaron a muchos, a la espera de que se les ocurriera qué hacer con ellos. Entre ellos estaba un cabecero de cuna antigua. Su oportunidad vino cuando no encontraban qué poner en la entrada, justo enfrente de la puerta, y se acordamos de él. Le cortaron las patas, muy deterioradas por la carcoma, y realizaron un tuneo de lo más original, muy elogiado por las foreras.



 

Turutu comparte con un grupo de amigos la afición a los muebles encontrados, y sus exploraciones son tan fructíferas que, cuando salen de búsqueda, dicen que van al Corte Inglés, explica nuestra forera. El espejo que adorna su habitación fue hallado en una escombrera de pueblo.



 

Pituxa encontró un par de sillas horrorosas, y tuvo una visión al momento: quedarían de maravilla con un tuneo inspirado en el estilo Neoclásico Pompeyano Inglés, que prefiere los colores blanco y azul. Le regaló una de las sillas a la forera Rosabel1, gran amiga suya, aconsejándole dicho acabado. "Ella confió ciegamente en mí, lo hizo tal como yo le sugerí. Incluso se volvió loca buscando la tela adecuada. Y aquí está el cambio".



 

Finalmente, nos deleitamos con una bella aportación de La_Laia. El punto de partida fue este hallazgo, una banqueta recogida directamente del container. "¡¡Me encanta!! Pero todavía no sé ni dónde la voy a poner, ni cómo la voy a tunear. La tela ya está en la basura, que daba un poco de grima.... ¡y el ataque de alergia al sacarla no me lo quita nadie! ¡La tela de saco que había debajo era un nido de ácaros, aaaarrrghh!"



 

"La pobre ha estado un mes y pico olvidada en el garaje, que no veía el momento de ir a comprar la espuma, la tela, la goma y la puntilla", sigue relatando nuestra forera. "Y al final, en un tapicero, me ha costado todo 4 euros, ¡si lo sé voy antes!! ¡Más majos los tapiceros, que hasta me han aconsejado!" Realmente bonito el trabajo de La_laia.  

Anímate a recoger muebles abandonados para tunearlos, y recuerda el experimentado consejo de Rosabel1: el secreto del éxito está en no dejarte un contenedor sin mirar de reojo.



¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos

Relacionado

restauración y tuneos tapizado basurillas ...

Tuneos con muebles encontrados (II)

Una entretenida solución a la crisis

Recuperar muebles abandonados para aprovecharlos en casa es algo que los bricolegas siempre han hecho. Lo novedoso hoy día es que, además de recomponer el mueble, se modifica su estilo, y casi podríamos decir su humor. Antaño la regla era conservar la traza y el acabado, procediendo a repintar en el mismo color, o barnizar en el mismo tono. La costumbre moderna, que tanto nos apasiona ...