comunidades

¿Por qué cerrar la terraza? ¿Qué debemos tener en cuenta?

De entre todas las reformas y mejoras que se realizan en un hogar a lo largo de los años, el cerramiento de la terraza es de los más habituales. Si este espacio es muy pequeño o no lo disfrutamos tanto como habíamos imaginado, cerrarlo puede convertirlo en un lugar mucho más útil y práctico. Así, son muchas las razones que pueden motivar esta decisión: 

- Desde el punto de vista de la climatización, el cerramiento servirá como barrera térmica, mejorando el aislamiento de la vivienda. Para ello, debemos asegurarnos de instalar una estructura de materiales que aíslen como, por ejemplo, el PVC, y un buen acristalamiento. 

- En cuanto a la usabilidad, se convertirá en un espacio a utilizar tanto en los meses de invierno como durante el verano, ya que tan solo tendremos que abrir las ventanas para disfrutar de la corriente. 
 
Fuente: KCDM/Pixabay


- También proporciona un mayor aislamiento acústico, reduciendo el ruido que entra del exterior. Para ello necesitaremos un cerramiento con un buen perfil, para no dejar transmitir las ondas acústicas, y un vidrio grueso con cámara de aire. 

- La limpieza y el mantenimiento de la terraza será mucho más sencillo sin el rastro de viento, lluvia y polvo del exterior. 

- A la vez que cerramos la terraza también nos podemos plantear unir ese espacio al salón para ganar en metros cuadrados. 

- Por último, ganaremos en seguridad. 
 
Fuente: Tan2/Pixabay


Así, una vez hemos decidido meternos en obras y poner un cerramiento, ¿qué aspectos debemos tener en cuenta? 

1 El tipo de apertura: puertas abatientes, puertas correderas (las más comunes y prácticas, ya que ocupan poco espacio), oscilo-paralelas (muy fáciles de mover y cómodas), aperturas plegables en forma de acordeón...

2 La estructura, que normalmente suele estar hecha de PVC o aluminio, por la resistencia que ofrecen. Además, de entre ellas cabe destacar la capacidad aislante del PVC. 

3 El diseño: combinar partes móviles con partes fijas, todo fijo...

4 El techo, que puede ser acristalado o de cemento. 

5 El peso, sobre todo cuando se trata de un cerramiento metálico. 

6 La normativa: tendremos que asegurarnos de cumplir con la ley vigente, pues hay ayuntamientos que incluyen ciertas normas como la uniformidad de los cerramientos por edificios, no alterar la estructura interior de la casa, que la vivienda lleve más de 10 años ocupada (para que en el precio de venta los promotores no incluyan la superficie de la terraza), que no supera un X% la superficie edificable... 

Aquí podéis encontrar más información sobre los cerramientos... 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos