Vivienda Saludable Idea guardada 67 veces
La valoración media de 86 personas es: Excelente

Convierte tus sillas desgastadas en preciosas sillas 'de diseño' ¡sin gastar!


La primavera y la llegada del verano suelen ser momentos óptimos para iniciar transformaciones que, en otra época del año, probablemente nos producirían pereza. Es el caso de la decoración de nuestro hogar. ¿A que apetece pensar en pequeños cambios? Fíjate en tus sillas: sí, esos ya desgastados asientos que te has prometido cambiar varias veces. Algo que, al final, das por imposible. ¡Hoy es el momento! Tus sillas necesitan una nueva vida porque vas a utilizarlas más a menudo, ahora que los planes se multiplican y las veladas en familia o con amigos se suceden con mayor frecuencia. ¡Tranquilo/a, porque tenemos algo para ti! Ideas para restaurarlas, tapizarlas y forrarlas. Pero además, imágenes de sillas diferentes para inspirarte de cara al día de la reforma. ¿Preparado/a?

Primero, ¡unos cuantos consejos generales!

- Elige el día o momento ideal para ponerte manos a la obra: es importante que escojas uno libre, en el que sepas que puedes invertir el tiempo que sea necesario y en el que no estés cansado debido a otras labores.

- Anota en tu tablet o en un cuaderno todo lo que vas a necesitar para restaurarlas.

- Pide ayuda. Y no solo hablamos de tutoriales o de vídeos de Youtube, puedes hacer que la tarea de tapizar tus sillas sea motivadora si la compartes con alguien. Escoge a esa amiga amante de las reformas o a tu primo 'el manitas' para que te ayuden en esta tarea.

- Aplica el sentido común: una vez te pongas a ello es importante respetar todos los pasos escrupulosamente. Tapizar sillas no es dibujar y recortar una cartulina. De ti y de tu constancia y esmero dependen el resultado final. Escoge una primera silla para iniciar y acabar todo el proceso y valora cómo te ha ido antes de escoger el resto de ellas. ¡No tienes prisa!

- Utiliza ropa cómoda y 'de batalla'.

- Listo/a, ¡ya puedes empezar tu tutorial de tapizado DIY

Puesta a punto: prepara todo lo que vas a necesitar

¿Qué herramientas?

-Sierra de calar
-Hoja para cortes curvos en madera
-Hoja para cortes rectos en madera
-Hoja para cortar espuma
-Taladro atornillador
-Cortador eléctrico
-Grapadora de batería
-Lijadora orbital
-Martillo de tapizar
-Cepillo de púas de alambre
-Broca para madera de 4 mm de diametro
-Tijeras

¿Qué materiales?
-Tablero de contrachapado de okume de 10 mm
-Gomaespuma
-Tela
-Tirafondos de 4X40
-Tachuelas
-Grapas de 8 mm
-Adhesivo de montaje
-Floca
-Calicó

¡Comienza con tu DIY 'profesional'!

-Paso 1. Ya te has hecho con todos los materiales y herramientas. En primer lugar, retira la rejilla ya desgastada y probablemente rota de tu vieja silla con ayuda de un destornillador y de unas tijeras. ¿Ya la has soltado? Coge, esta vez, el cepillo que has preparado y empieza a quitar los excesos de hilos o de cuerda sobrante. ¡No dejes de hacerlo hasta que quede totalmente limpia la estructura de la silla!

-Paso 2. En un cartón que hayas preparado previamente, dibuja la base de la silla. Haz uso del cortador eléctrico para recortar la plantilla por los bordes. Si no tienes cortador eléctrico, hazlo con mucho cuidado con las tijeras. Toma tu plantilla recién cortada y colócala sobre el tablero de okume. Ahora marca todo el contorno con un rotulador de cualquier color que 'se vea bien'.

-Paso 3. Con una sierra de calar, recorta el tablero de okume (el que hará de base de la silla nueva). Corta el listón en dos gracias a un taladro o broca para crear así las piezas que harán de soporte de la silla.

-Paso 4. Es hora de lijar todas las superficies nuevas. Limpia bien cada pieza y esmérate en los acabados (tan importantes porque se aprecian visualmente). A continuación, 'toca' pegar los listones a la parte inferior de tu base de okume. No te olvides de colocar pegamento o adhesivo de montaje en las piezas para ir fijándolas.



- Paso 5. Ahora pon tu plantilla de cartón sobre un asiento de goma espuma para marcar su contorno. Corta dicha goma espuma con la sierra de calar a 40-45º. Un truco para conseguir el resultado deseado es pasar un cepillo provisto de púas por la superficie de gomaespuma.  Así, irás delineando la forma que quieras conseguir. A continuación, pon adhesivo en la pieza de okume para, después, pegarla a la goma espuma. ¡Déjalo reposar para que cobre un aspecto sólido!

- Paso 6. ¿Ha costado un poco, verdad? ¡Ahora viene lo más fácil y agradecido: tu silla va cobrando forma. Es el turno de colocar la tela nueva en la base del asiento. Con la ayuda de un martillo para tapizar, podrás fijar cada tachuela que claves previamente.

¿Has fijado ya todas las tachuelas? Toca retirarlas, a la par que grapas y tensas a la vez para que no se desfije la tela de la estructura. ¡Corta la tela que sobra!

- Paso 7. Encaja el asiento en la estructura o soporte de la silla y, ¡voilá! No te lo vas a creer, pero ¡has terminado el proceso!

¡Vamos a inspirarnos con fotografías!

Telas étnicas, de inspiración escandinava, folk... minimalistas, tribales o vintage. ¡Hay tantas posibilidades como mentes dejando volar su imaginación! Pero, por si acaso, te ayudamos a decidirte por tu tela perfecta. Recuerda, ¡esto es tan solo inspiración!, deberás aplicar cada idea a las circunstancias de tus sillas y de tu hogar.







Y, si no tienes tiempo (ni ganas) para ese DIY..., ¡haz este tutorial exprés!

Quizá no se trate de falta de tiempo o de ganas y simplemente necesites forrar tus sillas y cambiar su apariencia. Entonces, te vendrá de perlas este tutorial de bricolaje facilisimo:



Esperamos haberte ayudado en esta nueva entrega de tips decorativos. No dejes de completar tu información con el blog de Vivienda Saludable, donde encontrarás más tutoriales en este sentido.

¡Nos vemos pronto!

 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos