comunidades

Ventajas y desventajas de las ventanas de PVC, aluminio y madera

Del tipo de ventana que tengas dependerá, y mucho, aspectos tan básicos para tu bienestar como la temperatura de la casa o los niveles de ruido en el interior de la misma. Es importantísimo, por tanto, que elijas bien qué tipo necesitas según tu ubicación, tipo de vivienda, gustos personales, etc.

Lo normal es que nos asalten las dudas en el momento de la elección. ¿Aísla mejor el PVC o la madera? ¿Qué material me protege mejor del ruido de la calle? ¿Qué es más caro, el aluminio o el PVC? Hoy queremos despejarte estas y otras dudas sobre los materiales más utilizados en la construcción de ventanas

PVC: ofrece el mejor aislamiento

Si nuestro objetivo es tener nuestra casa bien aislada del frío en invierno y del calor en verano, entonces debemos pensar en el policloruro de vinilo, más conocido popularmente como PVC.

A favor:

- Son, de las tres, las que mejores propiedades aislantes y de seguridad ofrecen, ya que el plástico es un material no conductor. El PVC es muy resistente, estable y flexible.

- Su vida útil es muy larga, pudiendo incluso alcanzar los 50 años

- El mantenimiento que requieren las ventanas de PVC es prácticamente nulo (limpieza regular con paño húmedo y jabón, y poco más).

- Cumplen con todas las normativas de edificación actuales.

- Si no utilizan materiales en su construcción como el plomo -este es el caso de las ventanas de Kommerling-, se puede decir que son respetuosas con el medio ambiente.

En contra:

- El gran inconveniente del que hablan algunos expertos es el coste de las mismas. Pero si pensamos en su durabilidad, capacidad de ahorro energético y escaso mantenimiento, entonces la diferencia de precio con la madera y el aluminio no es, en absoluto, significativa.

Madera: elegante y cálida

Es la opción elegida por muchas personas por la calidez que aporta a la vivienda. Veamos realmente qué ventajas e inconvenientes ofrece este material. 

A favor:

- Son elegantes y decorativas. Al ser elementos naturales, aportan calidez a la casa, por eso resultan ideales para viviendas rústicas o tradicionales. 

- Si vienen de talas controladas, se puede afirmar que es el material más sostenible y ecológico de los tres.

- El poder aislante de las ventanas de madera, tanto térmico como acústico, es muy superior al del aluminio pero inferior al del PVC.

- Son resistentes y perduran en muy buen estado a lo largo del tiempo.

En contra:

- El precio es más elevado, precisamente por su carácter de exclusividad.

- No aíslan tanto como el PVC, y realmente el aislamiento es uno de los argumentos de mayor peso a la hora de elegir una ventana. Además, no todas las maderas tienen las mismas propiedades, por lo que su nivel de aislamiento es distinto (no siempre satisfactorio). 

- Es un material inflamable, ofreciendo menor seguridad.

- Si queremos que perdure en el tiempo, como decíamos anteriormente, requieren de cuidados y tareas de mantenimiento constantes.



Aluminio: económico y resistente

El aluminio ha sido durante muchos años el material más utilizado por los arquitectos. El motivo, fundamentalmente, su precio y la facilidad de trabajar con él. Pero no son sus únicas características destacables.

A favor:

- Es la opción más económica.

- Se pueden moldear y pintar fácilmente, lo que hace que podamos adaptarlas a cualquier tipo de diseño

- En el plano de la seguridad, debemos tener en cuenta que es un material difícilmente inflamable.

- Es resistente y no necesita de grandes cuidados. 

En contra:

- Tienen una pérdida energética mayor que el PVC.

- Suelen ser las que sufren mayores problemas de condensación y humedad por la cara interna. Y es que al ser de metal, necesitan incorporar el aislamiento conocido como rotura de puente térmico

- Es un material más frío que la madera y el PVC.

Y tú, después de leer esto, ¿por qué material apostarías? 

¡No olvides visitar nuestro blog Vivienda Saludable! ¡Hasta la próxima!

¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos