comunidades

¿Tus viejos muebles te piden un cambio de look? ¡Te damos 5 opciones!

La decoración, como todo, está sujeta a modas y tendencias y, por esa razón, es inevitable que, con el paso de los años, vayamos introduciendo pequeños cambios en nuestro hogar. Cambios que, sin necesidad de implicar grandes reformas, nos permiten 'reenamorarnos' de vez en cuando de cada rincón de la casa. Sin embargo, el grueso de la decoración, es decir, el mobiliario, suele ser algo bastante estático. Podemos moverlos de sitio, combinarlos con según qué decoración... pero, por lo general, los muebles suelen ser algo que permanece con nosotros durante mucho tiempo. 

De hecho, hay piezas que adquieren un gran simbolismo para la familia con el tiempo, esas sin las cuales nuestro hogar perdería parte de su esencia. El primer mueble que compramos para la casa, la mecedora que heredamos de nuestros abuelos, esa cómoda única que encontramos en el desván de la casa del pueblo, ese escritorio que nos ha acompañado desde pequeños... 

Es por eso que en Pentrilo nos negamos a renunciar a estas piezas únicas para nuestro hogar y nuestra familia. ¿Y qué podemos hacer cuando el paso del tiempo ha hecho sus estragos o cuando no terminan de encajar con el cambio de estilo que ha experimentado nuestra vivienda con los años? ¡Fácil! Vamos a recurrir al apasionante mundo de los tuneos, tomando de inspiración estas cinco ideas para decorar uno de los muebles más clásicos, prácticos y decorativos que hay: las cómodas. 



¿Qué materiales vamos a necesitar? Independientemente al acabado que escojáis, estos son los materiales y herramientas que vamos a necesitar: 

- Guante de velcro para lijar la superficie.
- Paletina Velourex: se trata de una brocha que ofrece acabados muy finos.
- Mini rodillo Veloourex (para acabados finos) junto con varilla bimateria para minis.
- Cubeta plana.
- Fundas de cubeta (así podremos ir cambiando de colores).
- Materiales de protección: plástico
- Esmaltes o pinturas: pueden ser al agua, sintéticas, de tiza...
- Imprimación. 

Fuente: Pentrilo


Y ahora, ¡manos a la obra! 

1. Nuestro gran amigo el blanco...
Sin duda, nuestra primera apuesta va para un amigo incondicional de la decoración, el color blanco. Su capacidad para dar luminosidad y claridad a un mueble es incuestionable. Por su parte, es el tono ideal para estancias pequeñas, y el cambio de estilo conseguido será radical, tal y como vemos en este ejemplo.



¿Cómo podemos seguir sus pasos? 

- Lo primero será desmontar los cajones y lijar bien toda la superficie.
- A continuación, retiraremos el exceso de polvo con un trapo húmedo.
- Aplicaremos la mano de imprimación con ayuda del rodillo.
- Al secarse la imprimación, lijaremos levemente.
- Retiraremos los restos con el trapo y procederemos a pintar, dando al menos dos manos de esmalte con rodillo, y ayudándonos de la paletina para las zonas más complicadas. 
- Por último, en este caso se han cambiado los tiradores, y se han sustituido los cajones por cestas. 

2. Tiramos más por el acabado envejecido...
Si lo que te gusta a la hora de tunear un mueble es mantener su aspecto clásico y su acabado envejecido, debes probar la técnica de la vela, para la que, además de los materiales anteriormente mencionados, necesitaremos, como es evidente, una vela. ¡Apunta los pasos! 

- Empezaremos lijando la superficie, retirando los restos de polvo generados e imprimando.
- Después, aplicaremos la primera mano de pintura con rodillo, que será la del color base.
- A continuación, pasaremos una vela por las zonas que queremos desgastar (bordes, esquinas...).
- Seguidamente aplicaremos el color final con rodillo y paletina.
- Por último, con ayuda del guante de velcro empezaremos a lijar por las zonas por las que hemos pasado la cera, comprobando cómo se levanta fácilmente la pintura, y provocando ese aspecto envejecido que tanto nos gusta.



3. ¡Arriesgamos con técnicas decorativas! En concreto, vamos a aprender las que probablemente son las 3 técnicas más populares en cuanto a decoración de muebles se refiere: 

- Estarcido, es decir, decoración con plantillas, para lo que necesitaremos como materiales extra las propias plantillas en sí, cinta de carrocero para sujetarlas y pinceles o esponjas para ser más precisos en los detalles.

De este modo, en este paso tendremos que empezar siguiendo los mismos pasos aplicados en los casos anteriores (dependerá de si queremos acabado en blanco, envejecido...). A continuación, sujetaremos la plantilla con un poco de cinta de carrocero y empezaremos a pintar con cuidado con ayuda del pincel o esponja. También podríamos ayudarnos de la paletina.

Tip: para conseguir que este tipo de acabados duren en perfecto estado más tiempo, lo mejor es aplicar una mano de cera incolora para proteger el mueble. 



- Pintura a rayas. Tal y como vemos en el primer cajón del ejemplo anterior, así como en la imagen que vemos a continuación, las rayas son un motivo decorativo ideal para actualizar cualquier mueble y darle un toque más sofisticado y, en cierto modo, atrevido. Así, nuestro gran aliado en este tipo de trabajos va a ser la cinta de carrocero, ya que va a ser la que nos va a permitir delimitar las partes que irán pintadas en cada color.

Además, para este tipo de trabajos será fundamental el papel de las fundas de cubetas, ya que es probable que cambiemos de color. 

Tip: para emplear diferentes tonalidades y asegurarnos que combinen entre sí, una opción es emplear distintos tonos de un mismo color. ¿Cómo? Tan solo tenemos que ir mezclando dicho color con blanco, rebajando la intensidad añadiendo más pintura blanca. 



- Decoupage, o lo que es lo mismo, decoración con servilletas. Para este tipo de acabado necesitaremos como material extra: servilletas, tijeras, cola blanca o cola de decoupage, un pincel y cera incolora.

De este modo, para aplicar decoupage sobre una superficie, tendremos que empezar recortando de las servilletas los motivos exactos que queremos emplear. Después, separaremos las diferentes capas, para quedarnos solo con la impresa. A continuación, aplicaremos una mano de cola, pondremos con cuidado el papel sobre ella, y cubriremos el mismo con otra mano de cola. Terminaremos el trabajo aplicando una mano de cera incolora para proteger con ayuda de la paletina. 

Tips: con este acabado podemos incorporar desde pequeños detalles decorativos, hasta forrar cajones enteros. Además, es perfecta para llevar la popular técnica de costura del patchwork al ámbito de la decoración de muebles, a partir de la combinación de servilletas con diferentes estampados. 



¿Con cuál de estas ideas te vas a decantar para empezar a pintar tus muebles
 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos