comunidades

No tengas miedo a las humedades, ¡enfréntate a ellas!

Durante los meses de otoño e invierno hacemos especial hincapié en el tema de las humedades, pues el riesgo se eleva notablemente con la bajada de las temperaturas y el aumento de las lluvias. 

Es en estos meses cuando puede hacerse patente un serio problema de filtraciones, fruto de problemas estructurales, brechas en el tejado… Y ni qué decir de la condensación, cuyo riesgo se multiplica debido a la diferencia de temperatura entre el exterior y el interior de la vivienda. 



¿Qué alternativas existen para atacar a las humedades?

De forma evidente, aunque empleemos ciertos trucos y medidas para acabar con las humedades, la mejor solución se encuentra en la prevención, y por eso siempre debemos buscar el origen del problema y tomar las medidas oportunas. Pero, además de esto, podemos emplear ciertos recursos ante determinadas situaciones: 

- Los deshumidificadores son una de las alternativas más económicas y útiles a la hora de tratar un problema de exceso de humedad en casa como fruto de la condensación. Además, ¿sabías que existe una alternativa casera que podemos preparar en un momento? Consiste en introducir un poco de cloruro de calcio en un calcetín de lycra, anudarlo, y dejarlo suspendido en un rincón del espacio de la casa donde queramos reducir el nivel de humedad. Eso sí, deberemos dejar un recipiente debajo, pues va a gotear todo el agua que reúna fruto de la humedad. 



- Cuando las manchas de humedad dan al interior de la vivienda, lo normal es que el problema se deba a una cañería en mal estado, por lo que habrá que revisar la instalación. Pero, si el espacio donde han surgido las manchas es una pared que linda directamente con el exterior, entonces puede haber un problema de grietas, fisuras… Ante esto, lo recomendable es hacernos con un producto impermeabilizante, que aplicaremos en la pared antes de la pintura, bien con brocha o bien con rodillo.

- También existe la posibilidad de tratar el exceso de humedad a partir de ondas electromagnéticas. De hecho, este sistema es capaz de reducir las humedades hasta en un 80% durante un año.

- En cuanto a pequeñas fisuras en el interior, podemos sellarlas con silicona neutra, y aplicar encima un impermeabilizante. Pero, en cualquier caso, recuerda que siempre hay que corregir el origen de las humedades, pues si no estas soluciones solo serán parches.

¿Y qué hacemos con la parte estética del problema? 

Una vez detectado el origen, arreglado y tomado medidas de prevención, queda solucionar la parte más visible del problema, y son las horribles manchas negras que han dejado en nuestras paredes o en el parquet. 



En el caso del parquet, la humedad puede provocar un desastre mayor, como es que se hinchen las lamas y se levante el suelo. Pero, si el problema se limita a las manchas, tendremos que lijar la zona afectada, para después aplicar encima de nuevo un tinte o una cera para madera. 

En el caso de las paredes, lo primero que deberemos hacer es lijar la zona dañada, para sanear la pared. A continuación, limpiaremos con un paño y una mezcla de agua y lejía (usaremos 1 parte de lejía por cada 10 de agua) y limpiaremos los restos de humedad. Seguidamente, con ayuda de una espátula repararemos posibles desperfectos con una masilla, si es necesario. Una vez seca la masilla, aplicaremos una imprimación en la pared para, después, aplicar la pintura, a ser posible antihumedades. 

Y tú, ¿tienes problemas de humedades en casa? Recuerda que podrás encontrar muchos más consejos e información sobre ellas en nuestra página web. 
 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos