Blog de felipe Idea guardada 34 veces
La valoración media de 26 personas es: Excelente

Ideas para tunear muebles

Hay muchas opciones de renovar nuestra casa y una de las más sencillas y agradecidas, y por tanto de nuestras favoritas, es la de tunear muebles, ya que son ideas DIY (házlo tu mismo) y en pocos pasos podemos tener un mobiliario completamente nuevo sin tener que comprarlos.

También sabemos que es uno de vuestros temas preferidos y por eso os seguimos trayendo consejos y tutoriales para que deis continuidad a vuestra originalidad y nos sigáis sorprendiendo con todas vuestras creaciones.

Imagen 0


 

Hay miles de trucos y posibilidades para renovar los muebles, cada uno escoge los que prefiera y los que mejor peguen con el estilo que se le quiera dar. Hoy os presentamos una remodelación basada en la pintura y el papel de vinilo, algo muy socorrido para facilitar el nuevo aspecto.

Los materiales son muy básicos y pueden encontrarse en cualquier tienda del sector:

- Pintura de imprimación

- Pintura de color (al gusto)

- Rodillo

- Brocha pequeña (para los lugares de difícil acceso)

- Tiradores (también al gusto)

- Otros materiales sencillos: Cartón, bandeja para pintura, cinta de fiso, trapo etc...

Antes de empezar debemos tener claro si queremos dar solamente un lavado de cara al mueble, o por lo contrario renovaremos también los interiores, para lo que necesitaríamos una caja de herramientas que nos ayuden a desmontar el mueble y acceder a todas las piezas.

En el caso de hoy optaremos por la primera opción, dando una nueva imagen solo al exterior del propio mueble. Empezaremos por situar el cartón debajo para no manchar la habitación y a continuación pasaremos un trapo que limpie la superficie de polvo y otros impedimentos que puedan deslucir nuestro trabajo.

Una vez que delimitamos con la cinta de fiso aquellas zonas que no queremos pintar, podemos comenzar con la primera capa de la pintura de imprimación. Serán dos capas las que demos al mueble, pero es muy importante respetar los tiempos de secado que nos marque el fabricante de la pintura.

Con la segunda capa la superficie tiene un aspecto mucho más homogéneo y estará lista para la pintura de color que hayamos elegido.

Con esta pintura de color haremos lo mismo que en la primera, aplicando dos capas para no dejar zonas con aparente desgaste y asegurarnos una buena uniformidad del color en toda la superficie del mueble.

Una vez que hemos terminado con todas las capas de pintura, es el momento de colocar el papel de vinilo en las zonas que hayamos elegido y que hemos dejado sin pintar. Para esta acción nos ayudaremos de una regla que permita ir presionando el papel y así evitar las burbujas que puedan salir. En caso de no haber sido capaces de que no aparecieran, pincharemos las burbujas con un alfiler, lo que no dejará apenas marca.

Ya casi lo tenemos terminado, y es que solo nos queda colocar los tiradores que hemos elegido para que peguen con el resto del mueble y arreglar las imperfecciones que hayan podido salir, aunque no hay nada escrito y podemos disimularlo todo diciendo que es nuestro propio estilo :)

Esperamos que os haya servido este ejemplo de tuneo de mueble y para verlo más claro os dejamos este vídeo con todos los pasos:



 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos