comunidades

¿Cuántos tipos de tornillos existen?

Si hay un elemento característico en cualquier caja de herramientas, ya sea profesional o la que todos tenemos en casa, ese es el tornillo. Los tornillos son esas piezas básicas que nos pueden salvar de muchos apuros y cuyo funcionamiento no requiere ser un experto en la materia, aunque es conveniente seguir unos pasos a la hora de utilizarlos.
Ya sea para colgar un cuadro, para montar un mueble, para empezar en el mundo del bricolaje o simplemente necesitas reparar algo, los tornillos son una fuente casi inagotable de soluciones. En el mercado y las ferreterías o tiendas de suministros no existe un único modelo estándar de tornillo, sino que dependiendo de la finalidad de la tarea a realizar será más conveniente hacer uso de uno u otro.
En esta línea, en el sector podemos encontrar formatos de tornillos que van desde los clásicos, a algunos más específicos. Los de toda la vida y que nos vienen a la cabeza cuando pensamos en tornillería son los tornillos hexagonales o en comprar tornillos. Pero no es el único formato que podemos encontrar, además de que también tenemos que fijarnos en el tamaño de cada tornillo.

Cómo comprar los mejores tornillos
Es necesario conocer qué tipo de tornillo necesitamos y qué uso le vamos a dar. Para ello, conviene atender a las especificaciones técnicas de cada uno, si lo compras en una tienda online, o pedir referencias al dependiente en el caso de que te decidas por ir a una tienda física.
Por poner algunos ejemplos, si necesitas tornillos para maderas, en ese caso deberás escoger los diseñados específicamente para ello. Los tornillos allen, cuya rosca encaja perfectamente con las llaves de tipo allen para una fijación más ajustada, o para poder quitarlos sin problemas luego. Los tornillos de cabeza redonda, o de cabeza redonda estrellada para poder introducir el destornillador también son otro claro ejemplo de tornillos de toda la vida.
Una vez escogido el tipo, hay que elegir también el tamaño. Ya que dependerá de la superficie donde se introduzca y su profundidad. Para ello hay que ajustarse al máximo los milímetros para que el trabajo tenga un acabado perfecto. Para finalizar, y con tanto tornillo de por medio… lo mejor es tenerlos todos a buen recaudo, y para ello lo que recomendamos es tener un maletín donde poder guardarlos sin temor a perderlos. Una opción ideal para tener siempre a mano tu caja de herramientas dispuesta.
 
Piezas indispensables para tu caja de herramientas
Tal y como hemos adelantado, la utilidad de estos elementos es imprescindible para mantener nuestra caja de herramientas completas. Un maletín donde, por supuesto, no deben faltar los tornillos, de distintas clases dependiendo de los trabajos que hemos ido realizando, pero a la que habrá que acompañar con otros complementos que sumen al trabajo doméstico y de reparaciones.
En este sentido, dos piezas que ineludiblemente deben estar junto a estos tornillos son las tuercas y las arandelas. Dos piezas que en cualquier tarea de bricolaje o montaje irán mano a mano con los tornillos y que reforzarán su utilidad. A estas herramientas también hay que sumarles las herramientas manuales como las llaves allen o los destornilladores, claves para ajustar o deshacernos de algún tornillo que queramos quitar de nuestro mueble o superficie.
 
 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos