comunidades

Curar las enfermedades de la madera

El moho de los hongos

tronco árbol
La madera, al provenir de un ser vivo, los árboles, puede tener señales que delatan la existencia de una o varias enfermedades en ella. A diferencia de lo que a veces pensamos, es muy fácil llegar a una solución para que este material se pueda aprovechar y no se vea afectado por parásitos o podredumbres. El truco está en coger los problemas a tiempo o, simplemente, intentar prevenirlos.

 

La primera de dichas enfermedades es la pudrición, que aparece a través de la desintegración de los elementos químicos que forman parte de la savia. Los agentes causantes son determinados tipos de hongo. Podemos distinguir entre la pudrición blanca y la azul. La blanca, que es seca, tiene tal denominación debido a que aparece en forma de una masa de color muy claro, casi blanco. Surge, sobre todo, cuando este material ha estado en contacto con humedades.

 

La azul brota en los árboles que se cortan, pero que no se transforman en madera inmediatamente y se mantienen con la corteza durante mucho tiempo. Se llama así porque en el pino la blancura se azulea intensamente, aunque en otras especies adquiera un color diferente (en la encina toma un color pardo, en el abeto rojo, depende del ejemplar). Cuando la enfermedad no está avanzada es posible darle uso a la madera, con la condición de que se sierre de forma inmediata y se instale en un lugar frío y seco.

 

techo madera
Para prevenir la putrefacción conviene darle una capa de barniz con aceite de linaza, pinturas al óleo o alquitrán. Con el fin de conseguir tablas más duras y que adquieran un mayor peso, se puede impregnar con creosata o con sales metálicas como el sulfato de cobre.

 

El moho de los hongos

moho
Otra de las enfermedades que puede padecer este material es la aparición de moho, debido al ataque que sufre de los hongos. Si se extienden de forma rápida, pueden producir su destrucción total. Los identificamos por la aparición de erupciones de color blanco en la superficie. Se originan, sobre todo, en lugares húmedos.

 

Si no te ves capaz de reconocerlos con seguridad, lo puedes comprobar dándole unos golpes, ya que cuando es atacado por estos agentes, el sonido de la madera es muy apagado. El modo de prevenir los mohos es situar la madera en un lugar donde los hongos no puedan tener un buen medio de vida. Si ya padece esta enfermedad, una solución puede ser aplicarle un chorro de aire caliente (a más de 60º), quitando después la parte dañada y dándole, por último, una capa de cemento.

 

Insectos y parásitos de la madera

partículas de moho
Cuando hablamos de carcoma no sólo nos referimos a un defecto sino que, además, significa que los insectos ya han depositado sus larvas en el tronco. Forman galerías que muchas veces están construidas sin salida al exterior y, por eso, puede que no los veamos, pero que sí oigamos el ruido que producen al roerla. La forma más habitual de paliarlo es inyectando en las galerías ácidos fuertes que acaben con ellos. Si lo que quieres es prevenir su aparición, puedes hacerlo dándoles una capa de barniz.

 

termitas
Otros agentes destructivos son las termitas. Aunque no son muy comunes en España, sus plagas son muy peligrosas en otros países porque pueden llegar a destruir una casa de madera en muy pocos meses. Suelen actuar en la madera vieja y su objetivo fundamental es alimentarse con sus componentes. Para acabar con ellas, podemos utilizar productos insecticidas específicos.

 

Por último, no hemos de olvidar que otras pequeñas molestias pueden hacer de la madera un material inservible: es el caso de los escarabajos llamados anobios y de las polillas.

¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos