Retro y con Encanto Idea guardada 34 veces
La valoración media de 124 personas es: Muy buena

Ese oscuro objeto de deseo...

Esta Navidad pasada, de compras por nuestro supermercado habitual, nos quedamos paralizadas delante de esta visión. Es cierto que el queso nos gusta mucho a las dos, pero no fue este manjar el que despertó nuestro deseo...



Fuimos directas hacia la encargada de charcutería del establecimiento, para pedir, suplicar..., una de estas queseras, o como buenamente se llamen estos soportes de madera. La muchacha, pelín antipática y poco colaborativa, se hizo bien de rogar, hasta el punto que vimos oscuro (negro, negrísimo) el conseguirlo. Dos meses después y, cuando ya lo dábamos por perdido, nos llamó para entregarnos éste.



Unos cuantos arreglillos necesarios, como quitar grapas...


..., encolar la tabla de en medio que venía rota...


..., una mano de lija, ¡ y a pintar!




¡Y así quedó!











¡Estamos seguras de haberos despertado un nuevo objeto de deseo! A las cajas de fresas, habrá que sumar estos soportes que aúnan funcionalidad y decoración con un encanto especial. Pero hemos de confesar que, quizás no hubiéramos reparado tan fácilmente en ellos, si no fuera por una foto que nos envió hace pocos meses la sobrina de una de nosotras, Cristina, para enseñarnos su recién estrenado hogar y presumir de mesillas de noche...


¡Nos encantó la idea! Y debió de quedarse en nuestro disco duro mental, de ahí la impresión cuando los vimos en el supermercado.

Con esta preciosa idea nos vamos a visitar los Findes Frugales de Marcela Cavaglieri. ¡Vamos tod@s!


¡Feliz fin de semana!

Fuente: este post proviene de Retro y con Encanto, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Una cómoda para nuestro misterio

La cómoda es lo último que nos quedaba por redecorar del dormitorio de Reyes. De grandes dimensiones (y mayor peso...), como podéis ver en la foto, ha dado su trabajo... Ese difícil barniz había que ...

Muy naif...

La pintura Naif representa, para nosotras, ese espíritu infantil que no debería abandonarnos nunca... Ser capaz de pintar como un niño, siendo adulto ya, dice mucho sobre el sentir y el hacer de la pe ...

La tercera vida de un velador...

Este velador lleva en casa de una de nosotras la friolera de tres décadas... En sus inicios era totalmente negro, excepto la base de mimbre, y así se pasó varios años hasta que su dueña se hartó y le ...

Mucho más que papel

Una de nosotras dedica una tarde a la semana a realizar, con un grupo organizado, visitas por su ciudad... Pensaréis que Sevilla no da para tanto, pero la realidad es que sí, pues en estas clases hemo ...

Recomendamos