Rincón boticario

Seguimos dando envidia de nuestros hallazgos callejeros... Ya ni siquiera nos inmutamos cuando vemos estas monadas entre escombros. De hecho, con naturalidad pasmosa, la tomamos del brazo cual familiar allegado, y lo llevamos a nuestro hogar para darle cariño.



El polvo y una zona despegada eran todo su delito.



Pero la cola hace milagros....



... y nuestros botes de pintura e imprimación hacen lo propio para presionar las piezas y adherirlas en un santiamén.



Pintura en spray en un tono blanco roto, aplicada en nuestro patio que es particular (cuando llueve se moja, como los demás...).



Las casualidades existen.... El hermano de una de nosotras nos trajo ese día esta maravillosa madera de un laboratorio en demolición.



Mirad qué bien queda nuestra estantería, ya pintada, sobre ella...



Pues aquí os contamos el porqué de esa casualidad. Desde que conseguimos este auxiliar, decidimos que iba a lucir nuestra colección de botes de laboratorio. ¡Y qué mejor fondo que la madera que nos trajo Julián!





El resultado ha quedado, bajo nuestro parecer, muy coqueto, con una mezcla de aire industrial, rústico y romántico. ¿No creéis?







Pues no, no vamos a la farmacia..., vamos a casa de Marcela Cavaglieri a mostrar nuestro rincón boticario y disfrutar del resto de propuestas. ¡Acompañadnos!



¡FELIZ FIN DE SEMANA!

Fuente: este post proviene de Retro y con Encanto, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

¡Flores a la mesa!

¡Menudo fin de semana hemos pasado! No podíamos pedir más en cuanto al tiempo. Estamos a mediados de febrero y parece que la primavera se ha adelantado. Ayer mismo, ambas pasábamos un día de campo, en ...

Por culpa de Perico...

... Que no deja de afilarse sus uñitas en las sillas del comedor de una de nosotras...¡Observad cómo las tiene! Pero, de repente, nos saltó una página de venta de mobiliario por internet y no dudamos ...

Alma...x

El otro día, mientras charlábamos de nuestras cosas, hacíamos un descubrimiento sorprendente la una de la otra... No esperéis un gran secreto, algo chispeante o poco conveniente... ¡Qué va, qué va!; e ...

Esa pequeña lectora...

Durante un tiempo, una de nuestras hijas, siendo pequeña, estuvo dando clases de dibujo y pintura en una academia. La profesora, además de usar papel o lienzo, proporcionaba a sus alumnos unas bases d ...

Recomendamos