comunidades

Limpiador para acero inoxidable casero




Dentro de casa podemos encontrarnos con elementos de diferentes materiales, cada uno de estos artículos deben cuidarse dependiendo de qué estén hechos. No puedes limpiar una mesa de madera con el mismo limpiador con el de la pantalla de tu televisor. ¿Por qué?  

Cada uno esta elaborado a base de diferentes componentes, los cuales requieren cuidados adecuados para su buen funcionamiento y una vida larga. Al utilizar el mismo limpiador para toda la casa podemos dañar y maltratar aquellas cosas que son más sensibles y menos resistentes a los productos químicos. 

Podemos notar que existen diferentes limpiadores y cada uno es para algo en especial, desde el limpiador del baño, hasta el limpiador para madera. Los ingredientes y texturas de estos líquidos o cremas limpiadoras pueden variar. 

En este post hablaremos de la limpieza de un material en especial. ¿Alguna vez han escuchado el termino de acero inoxidable? ¿Qué es? ¿Para qué se usa?  Aquí te mostraré como cuidarlo creando tu propio limpiador casero. 

El acero inoxidable es un tipo de metal resistente a la corrosión y oxidación. Esto se debe gracias a que cuenta con una capa impermeable compuesta principalmente de cromo. Esta pequeña barrera le brinda una protección contra el aire, el agua y los químicos que llegan a ser agresivos. 

Antes de ser impregnado con cromo, el acero inoxidable debe pasar por un proceso en el cual se eliminan las partículas de oxigeno que este contiene. De esta forma su resistencia será aún mayor. Sin embargo este tipo de metal no es indestructible, cuanto mayor sea el porcentaje de cromo añadido, mayor será la resistencia. 

Su popularidad comenzó su apogeo en 1970, cuando las compañías encontraron la forma de fabricarlo de manera más rápida y en cantidades mayores. Podemos encontrar este metal en la arquitectura, electrodomésticos, equipos de hospital, partes automotriz y utensilios de cocina. 

Como cualquier otro material el acero inoxidable necesita ser limpiado con frecuencia. Dependiendo el ámbito en el que se esté utilizando es la forma en la que limpia y sanitiza. En casa podemos encontrar mucho de este metal en la cocina, ya sea en ollas, sartenes o cubiertos. 

En el mercado podemos encontrar líquidos especiales para limpiarlo sin embargo no son tan baratos y pueden llegar a contener químicos que a la larga son perjudiciales para el bienestar de tu familia. Utiliza estas formas caseras de limpiarlo sin tanto esfuerzo. 


- Receta 1 

Ingredientes


- 2 cucharadas de maicena 
- Agua 
- 1 cucharada de jabón de trastes 
- 3 cucharadas de aceite 
- 1 cucharada de bicarbonato 

Procedimiento 

Mezcla la maicena, el bicarbonato y el aceite hasta formar una pasta. Agrega poco a poco agua hasta lograr una consistencia no tan líquida y agrega el jabón. Pon una capa de esta mezcla sobre el acero inoxidable y deja reposar hasta que se seque. Retira con un paño húmedo y seca con micro fibra para dar brillo a tus artículos. 

Fuente: amypuc


 

- Receta 2 


Ingredientes


- Vinagre
- Agua 
 

 Procedimiento 

En el rociador mezcla en partes igual el vinagre, este puede ser blanco o de manzana, y el agua. Revuelve para conjuntar los ingredientes y rocíalo sobre el acero inoxidable. Con ayuda de una microfriba limpia y posteriormente seca para evitar manchas de agua. 


Fuente: amypuc


- Receta 3 

Ingredientes 

- 3 cucharadas bicarbonato 
- 1 cucharada jabón de trastes 
- 1 cucharada vinagre 
- Agua 

Procedimiento 

En un contenedor mezcla el bicarbonato, el jabón y el vinagre hasta formar una pasta. Agrega agua poco a poco hasta obtener una mezcla homogénea no muy líquida. Con ayuda de una esponja pasa cobre el artefacto que deseas limpiar y posteriormente retira con un trapo húmedo y seca con microfibra.  

Fuente: amypuc


Prueba estos métodos de limpieza caseros que te ayudarán a que tus artículos luzcan radiantes y limpios en todo momento. Te aconsejo que al limpiar lo hagas en el sentido de pequeñas líneas que se notan en el material, esto con el fin de tener mejores resultados. Recuerda secar después para evitar marcas de agua y solo utilizar esponja o microfriba para no rayar el metal. 

Si te gusto este post comparte y no te olvides de visitar mi canal para más consejos. 
 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos