comunidades

La historia (y transformación) de nuestro vocho



Tal vez no recuerdes, pero el año pasado, cuando me di una pasadita por el blog para saludar y comentar que no estaba, de hecho, muerta, comenté que habíamos comprado un vocho con Fer. Era un sueño que teníamos desde hacía años, antes incluso de conocernos. A mí es un carrito que siempre me ha gustado, porque tiene un estilo súper especial y nunca lo podrías confundir con un carro cualquiera (soy pésima distinguiendo entre modelos). Además es tan único como sus dueños, casi como si tuviera personalidades definidas según su color, acabados y accesorios. Fer también había querido uno, como juguete, porque no es un carro que en este momento compres como tu carro principal a menos que no tengas mucha opción.

Justo después de la boda, a la semana de casados, Fer salió a jugar fútbol, como lo hace casi todos los domingos. Para no hacer la historia muy larga (porque aunque vale la pena, desvía un montón del tema), se partió el brazo y terminó hospitalizado porque le tenían que poner una placa y unos tornillos. Para entreterlo, le llevé una revista que encontré en la calle, cerca del hospital y casi por casualidad, que se llama Vochomanía. Al parecer, es el tipo de revistas que existen en México.

Al verla (porque era más por las fotos que por su contenido), nos fueron dando más y más ganas de un vochito nuestro, para pintar como quisiéramos y hacer paseos bonitos. Ayudaba que el primo de Fer se dedicara a pintar y restaurar carros. ¿Cuánto podía costar un vocho, de todas formas? Cuando Fer salió, un par de días después, continuamos viendo y para el siguiente fin de semana ya había encontrado una opción.

Fuimos a verlo, el precio estaba más o menos razonable, el pobre carrito estaba oxidado y con las sillas mal soldadas y reparaciones medio dudosas, pero parecía tener potencial. Fuimos con un par de amigos y entre ellos, Fer y el que vendía el vocho (como favor a una amiga) llegaron a la misma conclusión: estéticamente estaba vuelto nada, pero el motor parecía estar más o menos decente. Metía bien las velocidades y frenaba como lo haría cualquier carro del 94, un poco lento pero bien. No más míralo en su esplendor mal arreglado, cuando lo compramos y era un rojo-naranja mal hecho, por dentro el rojo cereza original.

Ahí estaban inspeccionando a vochito el día que lo conocimos. Al día siguiente fue la compra.


A partir de ahí lo tuvimos como carcachita un par de meses, pensando cómo lo queríamos. Veíamos fotos y fotos en Pinterest de vochos arreglados. Le pusimos un apodo (el guapo), de puro cariño porque era un espanto además de incómodo. Eso, de octubre hasta que vino el primo a Ciudad de México y acompañó a Fer a hacer un shopping al que no me quise unir. Defensas, empaques, tela para los asientos, para el techo, espuma Todo lo necesario para hacer un cambio extremo al carrito. Y allá se fue, con el primo, mientras nosotros nos fuimos a Colombia de viaje de fin de año.

El arreglo, como era más favor que trabajo, fue lento. Volvimos de Colombia y pasaban las semanas y las semanas y una foto por aquí, otra foto por allá, yo sin entender nada de restauración de carros lo veía cada vez más maltrecho. Hasta que un día, de repente, mira: ya lo está pintando. Mira: estos son los asientos tapizados. Mira: este es otro avance.














Nos fuimos por él a Querétaro, haciendo carpooling para la ida y cruzando los dedos al regreso para que el motor estuviera tan bueno como todos habían dicho. Se portó como un príncipe recién arreglado, todo guapo y coqueto que hasta se lo quedaban viendo en la calle. Y eso que todavía le faltaban cambios que queríamos hacerle. Pero antes de eso queríamos ir a donde había sido una de nuestras fotos favoritas de la boda a tomarnos una foto con el vocho, luego de su transformación extrema. Lo que seguía (sigue) era afinar detalles.

Aquí, la presentación oficial del vocho. Toda la familia llevaba meses preguntando por él.
¿El primero? Unas luces que sí alumbraran y no solo anunciaran nuestra presencia en el mundo. Escogimos las que más nos gustaron y ahora el vocho parece que tiene ojitos. El estéreo esperó unos meses más. Los rines siguen en proceso, y cuando estén listos merecerán su propia entrada porque ahí sí que va a quedar divino.



Al final, con todo y que su motor de 25 años está muy decente, nos ha dejado botados varias veces. De camino a Guadalajara, en medio de la carretera. Por ahí dejó a Fer en varias partes de la ciudad. De vez en cuando se le daña algo más, como una historia que nunca se va a acabar.

Pero así es el vocho, y aunque me enojo a cada que se le daña otro chicote, la marcha o la batería, también me da risa lo absurdo de las situaciones. Son las vochiaventuras, al final, y aunque representan un gastote, también lo compramos para disfrutarlo, poder pasear, salir a comer tacos a las 11 de la noche en carro, ir al autocinema y hacer roadtrips a la antigüita, sin desempañador, música o aire acondicionado.

Para tener la experiencia de tener un vocho, el carro icónico mexicano, que hasta tuvo mariachis que le cantaron cuando se produjo el último. A cada que veo el video se me aguan los ojos, lo que no tiene ninguna justificación. Pero así es tener un vocho, te encariñas con una carcacha que te toca empujar para que prenda.



Fuente: este post proviene de Atole y té, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Es posible que, cuando entres a esta página, tarde un poquitito en cargar. ¿Por qué? Bueno, ¡es la de las fotos de la boda! Una que tenía muchísimas ganas de hacer pero que me pesaba por complicada. ¿ ...

Recomendamos

Relacionado

#milk paint #tutoriales antes y después ...

Pintura de leche sobre metal. Usar Miss Mustard Seed sobre metal es fácil y creativo. Mirad que cambio en este carro de metal vintage. ¿Sabías que puedes usar la pintura de leche sobre cualquier superficie? Con un poco de Bonding Agent no tiene que limitarse a sólo proyectos de madera! Marian Parsons nos deja este post, en el que nos muestra un cambio radical en un carrito, que compró hace un tie ...

general bricolage cocina ...

Quien me conoce sabe que antes de tirar nada busco la manera de darle segundo uso o aprovechar hasta el ultimo tornillo para reutilizar los materiales, quizás no sea realmente un reciclaje pero es una forma de minimizar residuos. En esta ocasión tenia unos caballetes ya desvencijados que no aceptaban más reparaciones, así que maquina de pensar en marcha y a hacer algo practico con ellos antes de ...

ikea tuneo decoración ...

¡Hola!! Se me ocurrió restaurar un carrito de cocina Ikea – que me encontré en un vertedero - en mueble auxiliar que he aprovechado para sacarle partido al hueco que queda bajo la escalera... MATERIALES PARA LA RESTAURACIÓN DE UN CARRITO DE COCINA: Pintura mate en blanco y marrón / Imprimación selladora / / Betún de judea / Cera de muebles incolora / Lijadora o lija grano fino y medio / ...

carro de madera rueda de carro rueda de madera ...

Como sé que a muchos de vosotros os gusta restaurar cosas antiguas y darles un nuevo uso, hoy os voy a explicar cómo restaurar una carro de madera antiguo. Seguramente, si vivís o veraneáis en el campo, tengáis cosas antiguas a las que se le pueden sacar mucho partido. En la imagen tenemos una rueda de carro de nuestra usuaria aruxiño. Respecto a los carros, hay quien prefiere restaurarle y ponerl ...

restauración y tuneos

Hola a tod@ss¡¡ Cuantos días sin poner nada¡¡ primero por falta de tiempo material y luego por problemas en el ordenador. Como no hay mal que por bien no venga, en estos dias que solo tenía Internet a ratos, he ido haciendo muchas cosas...... Hoy os enseño esta mesita de TV que tenía pendiente hacer desde hace meses. Dudé mucho el sitio de la casa donde iba a ponerla....al final decidí que el viej ...

ahorrar en casa ideas diy reciclaje ...

Como dice el titulo, hemos arreglado, mi suegro y yo, un carro de compra. Esta vez es un carro de compra de los tradicionales. Hace unos años arregle otro, pincha aquí para verlo, de un diseño totalmente distinto. Pero este, al ser mas habitual en cualquier casa, seguro que es mas del interés general. En este caso, casi todo el trabajo, un trabajo muy bueno, lo realizo mi suegro. Es un trabajo muy ...

carpinteria carro de escuadrar mesa de taller ...

Ya hacía tiempo que tenía ganas de hacer este carro de escuadrar. Siempre me pareció un sistema muy sencillo para realizar cortes muy precisos a 90 grados y después de realizar la primera prueba de corte con él creo que se le puede sacar mucho provecho. Puedes leer todo el artículo en el enlace después del vídeo.

diy reciclar ideas diy
Como hacer un carrito camarera con materiales reciclados

Esta entrada se ha hecho esperar, pero con la Semana Santa por medio, con viaje a Londres con la familia incluido, la verdad es que he estado un poco desconectada del blog. Pero aquí os voy a presentar el carrito camarera DIY prometido para el que ya visteis la inspiración, para el que he utilizado materiales reciclados y alguno comprado. MATERALES - Dos tablas de aglomerado y melamina que tenía p ...

ahorrar en casa consejos e ideas herramientas ...

De nueva cuenta con una manualidad pero ahora tiene que ver con el carro... jejejeje no podía evitar hacerle un cambio XD.... resulta que mi carro ya esta algo usado por lo cual el forro de la palanca se encontraba en mal estado, decidí hacer un cambio mas chic y mas personal, en este post lo mas difícil fue elaborar el molde de la palanca debido a la desigualdad de medidas y formas distintas del ...

herramientas carro de herramientas herramientas de juguete ...

¿Cómo lleváis los regalitos navideños de los peques de la casa? El tiempo pasa muy rápido y en breves estamos celebrando las fiestas, por lo que seguro que muchos de vosotros vais a aprovechar los próximos fines de semana para fabricar diferentes regalos. Por eso, aquí os traigo una idea estupenda que os animo a usar como inspiración para vuestros niños. Se trata de un carro de herramientas de la ...