comunidades

Con salvamanteles....

En una salida temprana de una de nosotras con el coche, y con la consabida "caraja" (con perdón) que implica el madrugón, la susodicha equivocó el trayecto que debía coger. Cuando estaba casi blasfemando por el error cometido, sus ojos avistaron esta preciosidad en una cuba de obra. Se bajó de inmediato, dejando el vehículo en medio de la calzada, agarró el hallazgo y lo colocó sobre los asientos traseros. ¡No podía creer su suerte!



No perdimos ni un minuto en meterle mano, y tras un suave lijado (estaba en madera vista y no necesitaba mucho más), y una capa de líquido antipolillas para evitar futuros "habitantes", aplicamos pintura a la tiza blanco roto.



Con dos manos era suficiente (la marca de pintura elegida no cubre demasiado, todo sea dicho) para lo que queríamos, pues el aspecto que íbamos a darle no requería de pulcritud.



Hace algunas noches, salimos de tapeo a un local de nueva apertura, con platos muy ricos, sí señor. Allí nos pusieron unos cubremanteles de papel con un precioso motivo de periódico antiguo, con anucios de época. Nos faltó tiempo para decirle al dueño del restaurante si nos podría dar un par de pliegos, a lo que, por supuesto, accedió amablemente.



Aplicamos esas maravillas en el sobre principal de nuestra mesa con la técnica del decoupage, y usamos la plancha para adherir mejor (¡qué invento!).



Como queríamos dar un aspecto desgastado y muy vintage, usamos el taco de lija para homogeneizar con la madera.



Y así quedó el sobre de nuestra esbelta mesa...



..., y los detalles del suave decapado que conseguimos en esquinas y zonas de roce natural.





Protegida para su uso por barniz y cera, quedó lista para lucir. La hemos colocado en el salón como auxiliar, pero también la imaginamos en la zona del comedor con vajilla y cristalería, o en la cocina para montar un rincón de desayuno, o como soporte para cacharros y complementos.



¡Multiusos total! Pero con mucho, mucho estilo y ese sabor que los muebles con encanto dan al hogar...



¿No creéis?




Pues con ella nos vamos un viernes más a los frugales de Marcela Cavaglieri, a compartir trabajos y muchos momentos de inspiración.



¡Feliz fin de semana!

Fuente: este post proviene de Retro y con Encanto, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Pequeñas espinas...

Todos tenemos pequeñas espinas incrustadas a fuego en nuestra piel... Son sentimientos de pesar que nos atormentan, a veces de manera insistente... La actitud de un familiar, el desaire de esa amiga, ...

Vintage 3 ROOM...

Hace unos días os mostrábamos cómo habíamos transformado, con pocos gestos, una pantalla de lámpara un poco sosa y algo estropeada. Pues como esa, teníamos otra idéntica esperando su turno... También ...

Vida en pareja

Nuestros ratos de taller dan para mucho... Hay días en los que, mientras trabajamos, ponemos música y cantamos, otros en los que no se oye ni una mosca; solo nuestros cerebros trajinando en cien mil c ...

Recomendamos