Vivienda Saludable Idea guardada 45 veces
La valoración media de 124 personas es: Muy buena

Los 15 mejores trucos contra las humedades en tu hogar

¿Qué origina las humedades?

Desconches y agujeros en las paredes, olores fuertes... Todos hemos sufrido alguna vez un problema de humedades en nuestro hogar. Y, si no, hemos sido testigos de cómo otros lo han sufrido en sus casas, ¿a que sí? Bien, antes de contarte todos los trucos más eficaces para evitar y paliar este mal tan común, vamos a recordarte qué origina este problema en la mayoría de los casos.

Las causas más comunes son la condensación y la falta de ventilación que reina en muchos hogares, especialmente en pisos pequeños, antiguos o de construcción de calidad cuestionable. Las humedades en las paredes y las llamadas 'por capilaridad' son dos tipos muy comunes. Mientras que las primeras suelen generarse por causas medioambientales o por muy poca ventilación, las segundas tienen que ver con la filtración de agua desde las zonas inferiores del edificio (desde sótanos y suelos, poco a poco, trepando por los muros hasta alcanzar otros niveles de la casa). En resumen, se llaman capilares porque trepan por el subsuelo como si fuese la raíz (y en realidad es lo que son: la raíz del problema).

A continuación, ¡anota estos trucos que hemos redactado de forma esquemática!

Trucos fáciles para EVITAR las humedades

 - La propia ocupación de la casa puede tener que ver. Cada ocupante genera unos 40-60 gramos de vapor de agua por hora. Evita las aglomeraciones.

- Si vas a alquilar un inmueble o a compartir una casa, observa antes la situación y estado de paredes y techos.

- Además, el factor climatológico, claro: hay zonas más 'proclives' a la humedad en casa, como pueden ser las zonas costeras o de mar.

- Tender la ropa dentro de casa es fatal para la creación de humedades, al principio, sutiles e imperceptibles. Tiende fuera en la medida de lo posible.

- Evita la calefacción de gas o las estufas de butano.

- Ventila más de lo deseado o necesario: ventilar es sinónimo de purificación.

- Toma duchas cortas. Cuanto más tiempo estés en la ducha, 'más 'papeletas' comprarás para que aparezcan humedades.

- ¿Te gusta cocinar? ¡Puedes seguir haciéndolo! Pero, cuidado: si no tapas las cacerolas y sartenes, estarás jugándotela con las humedades en la cocina.

- Conecta, asimismo, la campana extractora mientras cocines.

- ¿Qué partes de la casa consideras más húmedas? Aíslalas lo máximo posible.

- Utiliza absorbentes de humedad para los armarios. Hay soluciones comerciales  a disposición de todos nosotros que son muy efectivas y suelen llevar gel de sílice o cloruro de calcio en su composición.

- ¿Adoras las plantas y no quieres renunciar a ellas? Has de saber que las epífitas o que crecen sobre otros vegetales como soporte son las más autónomas y absorben más agua de su entorno, desprendiendo, a su vez, menos humedad a la atmósfera.

- Los deshumificadores siempre van a ayudarte. Hazte con uno o dos, dependiendo de las dimensiones de la casa.

- Las zonas más frías son foco principal de las humedades. Adelántate a su aparición colocando piezas especiales (las venden en tiendas especializadas y suelen ser de materiales como el neopreno) en las zonas más vulnerables, como las puertas y aberturas en ventanas.

Si ya han aparecido..., ¡ataca!

No te estreses ¡todo tiene solución! Echa un vistazo a este artículo y descubre cuáles son los mejores trucos para deshacerte de una vez por todas de las humedades en casa. 

¡Seguro que poniendo en práctica estos trucos puedes plantar cara a este problema!

Nos vemos en el próximo post de Vivienda Saludable.

 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos