comunidades

Ideas para pintar metal

Muchos nos habéis preguntado por soluciones para pintar muebles, puertas o vallas de metal, que suelen darnos más problemas porque no cogen bien la pintura. Pues hoy os traemos unos consejos para que veáis que es sencillo siguiendo correctamente una serie de pasos. Esto os servirá tanto para muebles antiguos, de exterior o nuevos a los que quieres dar un toque de pintura.

Imagen 0


El primer paso común antes de pintar el metal de los objetos que vamos a restaurar es pasar una lija o un cepillo de alambres, haciendo hincapié sobre las zonas oxidadas, donde es conveniente raspar hasta descubrir el color plateado original.

Tras la lija, hay que recoger con un trapo todos los impedimentos que hayan salido del mueble, junto con los aceites o herrumbre que posee el propio metal. Esto sirve para que la pintura se adhiera correctamente al metal y también para facilitarnos el trabajo a la hora de pintar y que sea mucho más duradero.

En el caso de los muebles de exterior es probable que las zonas más dañadas por golpes o por el paso del tiempo requieran un tratamiento decapante, y una posterior mano de pintura de minio antes de empezar con la pintura definitiva. Esto solo lo requieren las zonas más comprometidas de los objetos de exterior, que tras este tratamiento tendrán una larga vida como si fueran nuevos.

Una vez que tenemos toda la superficie limpia y lijada (cuanto más áspero quede el metal, mejor) es recomendable usar un tapa poros en caso de estar trabajando con metales oxidados, será una manera sencilla y barata de restaurar objetos que al estar oxidados pensábamos tirar.

Imagen 1


Tras estos pasos llega el momento de pintar, para que es importante recordar que debemos dar siempre dos capas, la primera muy tendida y la segunda para igualar. Una pintura que recomendamos utilizar es la pintura acrílica de látex, ya que es la que mejor agarra en este superficie siempre que se aplique de manera uniforme.

Para los muebles a los que simplemente queréis dar una mano de pintura también recomendamos la pintura en aerosol hecha especialmente para metal, aunque conviene que antes se aplique una capa de pintura base para metales que prevenga la herrumbre. Aunque nos llevará algo de tiempo lo agradeceremos en el futuro, ya que tardaremos varios años en volver a repetir esta operación.

Aconsejamos llevar a cabo todas estas tareas en el exterior, o en su defecto, en zonas muy ventiladas de la casa, pues al trabajar con productos químicos podemos inhalar más de la cuenta.

Estos son nuestros consejos para pintar el metal, como siempre decimos son sólo unas ideas, y si conocéis más no dudéis en compartirlas con nosotros. Esperemos que os sirvan y nos contéis cómo os ha ido con ellas.    

Foto 1: Flickr: Gonmi 
Foto 2: Flickr: Alberto..
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Modificado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos