Aplicar goma laca con muñequilla de algodón

b

 

Aprender a utilizar la goma laca con la muñequilla de algodón es muy fácil. La goma laca se conoce también como barniz de muñequilla, porque es ésta la técnica más adecuada para aplicarlo. Este barniz se obtiene disolviendo la secreción de un escarabajo (lacifo lacea o cochinilla de la laca) en alcohol etílico. Se puede comprar en escamas, que se disuelven en alcohol etílico, o ya listo para usar.

 

 

Su aplicación

Aunque se puede usar una brocha, este barniz se aplica tradicionalmente con muñequilla, una almohadilla de algodón que permite extender finísimas capas de laca sobre la madera. Este sistema evita, además, las marcas que dejan los pinceles.

 

Aunque no es difícil aplicar la goma laca, si exige habilidad y mucha paciencia. Por eso, no es conveniente barnizar un objeto valioso o una gran superficie sin tener experiencia previa. Lo mejor es practicar antes con piezas pequeñas y de poco valor (aunque es fácil eliminar el barniz con alcohol en caso de cometer algún error).

 

 

Qué se necesita

Para barnizar con goma laca se necesita barniz ya preparado (conviene guardarlo en un envase que tenga un agujero o aplicador en la tapa, para verterlo directamente sobre el relleno de la muñeca), una muñequilla de algodón; aceite de linaza, y un trozo de madera para descargar la muñequilla.

 

b

 

 

Paso a paso

1. Para cargar la muñequilla, abre el paño exterior para poder verter el barniz directamente en el relleno.

2. Cierra la muñequilla, y descarga sobre un trozo de madera el producto sobrante.

3. Aplica con la yema del dedo una gota de aceite de linaza en la base de la muñeca, para lubricarla.

4. Extiende el barniz. Si la superficie a barnizar es lisa, la primera mano debes aplicarla haciendo movimientos circulares con la muñeca, intentando cubrir toda la superficie.

5. Vuelve a recorrer la superficie haciendo grandes ochos.

6. Acaba trazando líneas largas, paralelas y superpuestas en el sentido de la veta.

7. Después de la primera mano, deja secar el barniz al menos una hora. Se puede repetir la operación hasta dar cuatro manos.

8. Deja secar hasta el día siguiente.

9. Al día siguiente, pasa por la zona barnizada un papel de carburo de silicio (un abrasivo muy suave, que eliminará los pequeños defectos). Elimina bien el polvo, y vuelve a dar cuatro o cinco capas de barniz.

10. Deja secar 24 horas, y repite la operación.

 

Agradecimientos: Fotos de facilisimo.com/Yenai y facilisimo.com
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado: