Blog de MariaPintado Idea guardada 15 veces
La valoración media de 29 personas es: Muy buena

Decoración en blanco y negro

Dos mesillas tuneadas




La eterna combinación del blanco y negro es y será siempre un acierto dentro del mundo de la decoración. Además, las últimas novedades en el mundillo elevan estas tonalidades a los puestos más destacados de la lista de tendencias.

 

Y precisamente este estilo es el que buscó TCT a la hora de tunear estas dos mesillas de corte clásico. Dos procesos de trabajo similares que vamos a ver en este reportaje, y que podéis encontrar en su blog importado o en el blog Telas, cajas y tinajas

 



 



 

Mesilla negra

Esta fue la primera de las piezas que llegó a sus manos. Así, la decisión de recurrir al negro se debió a la base de mármol blanco con la que contaba. ¿Y qué mejor que el negro para crear contraste? Para ello, siguieron los siguientes pasos:

 

1 Se retiraron los tiradores y se decapó el mueble para eliminar el barniz.

 



 

2 Se cubrieron los desperfectos con masilla para madera (aquí podéis encontrar algunas opciones para elaborarla de forma artesanal).

3 Se aplicó una capa de imprimación.

4 Se dieron varias capas de barniz negro hasta conseguir el color deseado.

5 Por último, se terminó el mueble con una capa de cera para madera y unos nuevos tiradores en un llamativo dorado.

 



 

Mesilla blanca

Por otro lado, abandonada en la calle encontraron esta mesilla, que, aunque se encontraba descuidada, ya había sido tuneada con este llamativo color azul. Así, decidieron ponerse manos a la obra y, finalmente, la mesilla se convirtió en el complemento perfecto de la anterior. Aquí tenéis los pasos:

 



1 y 2 Lo primero fue retirar los tiradores y dedicar varias horas al proceso de decapado, hasta que consiguieron eliminar la pintura azul.

3 y 4 Se cubrieron todas las imperfecciones, de nuevo, a partir de masilla para madera, y se lijó bien toda la superficie.

5 y 6 A continuación, se aplicaron dos capas de imprimación, lijando entre ellas de forma leve. Después, se dieron dos capas de pintura acrílica blanca, entre las cuales también se lijó suavemente. Por último, se aplicó una mano de cera y se lijaron las esquinas para conseguir un efecto envejecido.

7 y 8 Para finalizar, se forraron los cajones y se cambiaron los tiradores.

 

Resultado final

Como veis, finalmente se consiguió una favorecedora combinación de dos tonalidades que siempre generan un contraste llamativo y con mucho estilo.

 



¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos