Blog de Fernando Barón Idea guardada 93 veces
La valoración media de 156 personas es: Muy buena

Cómo renovar un tejado rústico

La obra decisiva en las casas antiguas

La cubierta es el elemento principal de una vivienda, hasta el punto de que los arquitectos suelen decir que una casa es una cubierta. Dada su mayor exposición a las inclemencias, el tejado genera también normalmente el capítulo más costoso de las rehabilitaciones. Por todo ello, la reforma ejecutada por nuestro lector Nagel_m tiene el máximo interés en un canal de Bricolaje.

Comprobaremos que la fachada ofrecía un estado aceptable, mientras que el tejado estaba en la ruina. Aquí el refrán funciona al revés: hay que empezar la casa por el tejado, y nuestro amigo emprende las reformas de su vivienda con buen pie. El tejado a dos aguas demandaba una cuidadosa cirugía de reparación, !vamos a verlo con todo detalle!

Nuestro amigo Nagel_m afronta la tarea con la debida perspectiva, pensando que tendrá faena para un año. A la vista del comienzo, estamos seguros de que alcanzará un éxito rotundo al final de la reforma. Vamos a conocer desde cerca las mejoras en el tejado.
Su plan como ya hemos dicho es rehabilitar el tejado, a continuación la planta baja, después la primera planta, y finalmente completar la obra terminando la buhardilla.

Vista de la casa, que tiene como decimos dos plantas y buhardilla. ¡El artista sin duda es un animoso bricolega! Observamos el deterioro de la cubierta, mientras que la fachada está bastante mejor.

Vista del rudimentario cañizo original. Como es habitual en estos casos, Nagel_m decide retirar las piedras para quitar peso al forjado. "Jamás pensé que saliese tanta caña, yeso, piedra, cáscaras de almendras y demás lindezas", comenta nuestro amigo.

Retirado el estrato de caña y casquijo, se instala un techo de tablas, que servirá de embellecedor para la buhardilla por dentro, y a la vez de soporte para los materiales de aislamiento y las tejas.

Sobre la madera se ha colocado una tela asfáltica para la impermeabilización, y después van las planchas de poliestireno para el aislamiento térmico. Seguidamente vemos instaladas las láminas de Onduline, y las primeras tejas se ordenan ya para la colocación.

Dejamos la palabra a nuestro amigo: "Ya llegó el fin de semana, sinónimo de trabajo, y qué gusto da trabajar en el proyecto de rehabilitar la casa. Parece que nunca se acaba, pero sarna con gusto no pica. El tejado por debajo ya empieza a tener color... bufff cuánto por ordenar, ya queda sólo la otra mitad".
¡Recordemos que es un tejado a dos aguas!

Llega el turno de la otra vertiente del tejado. Como puede verse, su estado era muy semejante a la anterior.

El procedimiento es el mismo: tras la retirada de los vestigios de la techumbre vieja, se instala una base de tablas, forrada luego con tela asfáltica.

"A última hora pensé que la buhardilla sería muy oscura sin una ventana, lástima no haberlo pensado antes... pero bueno, al menos hay una. Os muestro el agujero".

En esta interesante imagen, nuestro amigo nos muestra en sección los aislantes del tejado, antes de colocar el Onduline y las tejas: 22 mm de madera, tela asfáltica y 40 mm de poliestireno extruido.

"La chimenea acabada, antes era un orificio sin tejadillo por donde entraba el agua cuando llovía, al no estar habitada la casa. No es ninguna maravilla, pero cada pequeña cosa que hace uno sin experiencia le llena de satisfacción".
Nagel_m explica que la parte más trabajosa ya ha llegado a su fin, y ahora empiezan esos trabajos que nunca se acaban: tratar las vigas y darles el acabado, limpiar la piedra de las paredes, y otras faenas menudas. Estaremos cerca de nuestro amigo en el foro para seguir toda la obra. ¡Felicidades, artista, ha sido un comienzo inmejorable!

¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos