comunidades

Manualiadad con cera artesanal

Un excelente acabado para los muebles

La cera artesanal es perfecto para aquellos que son fanáticos de los anticuarios y amantes de la restauración rara vez barnizan los muebles de interior, sobre todo cuando están fabricados con maderas nobles. Sus preferencias van hacia la pátina hecha con ceras naturales, un producto que confiere radiante belleza y protección a la madera. En este reportaje explicaremos la elaboración artesanal clásica, mezclando cera de abejas, cera carnauba y parafina.

 

 La cera artesanal no posee recetas fijas. Cada restaurador tiene la suya propia, con las proporciones a su gusto, variando incluso las cantidades de los ingredientes según el tipo de mueble al que aplicará la pátina. En determinados casos convendrá añadir a la mezcla unas gotas de betún de Judea, para dar a la madera un brillo más oscuro.

 

He aquí los ingredientes de la llamada pátina de anticuario: cera artesanal  o cera de abejas (la de color amarillo), parafina (el bloque de color blanco) y cera carnauba en escamas. Estos productos pueden encontrarse en droguerías especializadas y tiendas de Bellas Artes.

Para determinar las cantidades de cada producto nos ayudaremos con un peso de cocina. En esta primera mezcla experimental pondremos una parte de cera de abeja, 1/3 de cera carnauba y otro tanto de parafina.

Para la preparación al baño María hemos escogido un recipiente con gran superficie lateral, al objeto de que el calor llegue preferiblemente por la pared de la vasija.

A la temperatura de unos 20º C la cera de abeja es bastante dura y conviene cortarla con un cuchillo de sierra. La misma tabla de sapelli nos servirá al final para probar la pátina.

Para que el calor del agua llegue a las paredes del recipiente sin que se recaliente el fondo, hemos diseñado un soporte. Cortando los alambres por el centro, haremos un agujero del diámetro adecuado para mantener la vasija suspendida a la altura idónea.

Ponemos el fuego a media potencia para que el agua hierva sin alboroto. Hemos colocado el pequeño bloque de cera de abeja, y en seguida vertemos la cera carnauba en escamas.

La cera ya ha comenzado a derretirse por la parte inferior, en contacto con el metal. La vasija, recordemos, está suspendida por la malla sin tocar el fondo del cazo.

Ahora añadimos la parafina, componente que determina la dureza que tendrá la pátina. Ponemos aproximadamente la misma cantidad que de cera carnauba. Nuevamente empleamos el cuchillo de dientes de sierra para cortar el bloque.

Si queremos una cera más cremosa, que se pueda extender con facilidad, reduciremos la cantidad de parafina, hasta una quinta parte por ejemplo en relación con la carnauba y la cera de abeja.

La fusión avanza a buen ritmo, y los ingredientes se mezclan perfectamente impulsados por la convección térmica, sin necesidad de remover la vasija.

La elaboración se hace en un rato, una vez que el agua está hirviendo las ceras de la vasija  tardan poco en fundirse.

Cortada en pedazos y bañada por la caliente cera líquida, la parafina se disuelve rápidamente.

Finalmente, obtenemos el líquido homogéneo, resultante de la mezcla. Un dato merece reseñarse: la elaboración apenas desprende un olor muy leve y agradable durante todo el proceso.

El disolvente que utilizaremos será la esencia de trementina, nombre del aguarrás puro. Lo manejaremos lejos de la llama, que todavía está encendida, poniéndonos guantes de vinilo y gafas de seguridad, en previsión de alguna salpicadura.

Vertemos con cuidado la cera en el recipiente de plástico sobre la esencia de trementina, que hemos medido para que haya, finalmente, dos tercios de aguarrás puro. Para evitar algún indeseado percance en la encimera de granito, hemos colocado un periódico.

Rápidamente removemos un poco el precipitado, sin olvidar que en esa fase la mezcla está muy caliente y es altamente inflamable. Conviene realizar esta operación bien lejos de los quemadores, y apagar el fuego antes de sacar del cazo el recipiente con la cera.

La tentativa ha sido un éxito. La cera fragua rápidamente, y en pocas horas podremos aplicarla sobre un listón de madera, verificando así su consistencia y calidad. En sucesivas elaboraciones modificaremos las proporciones hasta conseguir un acabado satisfactorio.

¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Modificado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos

Relacionado

restauración y tuneos cera natural acabados para muebles ...

La cera natural es un producto sumamente adecuado para la madera, especialmente las variedades nobles de los muebles antiguos. La cremosa pasta nutre la madera y además la embellece, dándole un color precioso y un brillo cálido y suave. Lo bueno de todo es que puedes tu mismo preparar cera artesanal en casa sin muchas complicaciones. Debes saber que preparar cera artesanal es algo bastante sencill ...

diy cera general
COMO ELABORAR CERA PARA MUEBLES

Hace mucho que tenía pendiente elaborar alguna cera casera y lo venía postergando entre otras cosas por la falta de un lugar adecuado para prepararla, me habían dicho que hacía mucho olor al calentarse y que habían riesgos de ignición. Con ese panorama la cocina no parecía ser el lugar más adecuado si no quería iniciar un incendio en mi casa y decidí esperar hasta viajar a la casa de mis padres do ...

cera cera para muebles cera artesanal ...

El encerado es el acabado más antiguo. Esta técnica consiste en aplicar cera sobre una superficie de madera, que después de esta seque se procede a abrillantarla friccionando con un paño de lana o algodón sin pelusa. Para ayudarte con este trabajo el día de hoy te traemos un tutorial paso a paso para que aprendas a preparar cera para muebles, con la que podrás ahorrar unos euros. 1 Como primer p ...

restauración y tuneos carnauba cera ...

Me gusta tratar los muebles con cera artesanal, que se prepara fundiendo una mezcla de cera natural. Podéis verlo paso a paso en este reportaje Las veces anteriores puse demasiada parafina, en vez de cera natura, pero yesta vez le he cortado el paso resueltamente. La mezcla ha sido de 5 partes de cera natural de abeja, cuatro de cera carnauba, y una de parafina, todo ello disuelto en esencia de ...