El mundo Do it Yourself

Las personas interesadas en el mundo del bricolaje han aumentado en los últimos tiempos, básicamente a consecuencia de la crisis. Antes de comprar algo nuevo hay una tendencia a querer repararlo uno mismo, es lo que también se conoce como DIY, Do It Yourself. Esto hace referencia sobre todo a la práctica de reparar o fabricar cosas de manera que ahorremos dinero al tiempo que nos entretenemos.
 
En qué consiste el DIY
 
La idea de esta tendencia es buscar diseños y propuestas originales y frescas, donde se aproveche al máximo los materiales y recursos que tenemos a nuestra disposición.
 
Todo nace de la intención de no acudir a la ayuda de expertos hasta que no sea necesario, promoviendo y fomentando el concepto de que cada quien puede tanto resolver ciertos problemas simples en su hogar como realizar sus propias producciones de manualidades y bricolaje.
 Internet, un lugar donde encontrar nuevas ideas
 
En todo este proceso de fomento del bricolaje también desempeña una labor esencial las redes sociales e Internet, ya que gracias a ellos tenemos un mayor conocimiento de los métodos de trabajo y de los productos.
 
Tanto en la web como en diversos canales de youtube tenemos a nuestra disposición un montón de ideas creativas y soluciones. Aunque no lo creas, gracias a estos medios te será muy sencillo crear lo que te propongas. Sólo hay que poner un poco de imaginación y seguir las instrucciones que nos harán en estos espacios.
 
Los que accedan a este tipo de página encontrarán una manera muy visual y atractiva de contar el proceso de bricolaje, donde las propuestas pueden incluso aparecer clasificadas bajo cierto tipo de categorías para facilitarte la labor de encontrar un proyecto.
 
También hay la opción de escoger el grado de manitas que eres entre Principiantes, Aficionado o Experto y basarte en esto para tu nueva búsqueda de proyectos para realizar. Otra posibilidad que nos ofrecen es elegir el tiempo disponible que tenemos para ponernos manos a la obra. 

Un ejemplo de idea DIY, arreglar una silla rota

 
Como un caso de ejemplo podríamos considerar que tenemos intención de reparar una silla con una pieza rota y para ello vamos a realizar una serie de pasos que nos permitirar hacerlo sin la ayuda de un carpintero profesional.
 
 Para comenzar la limpiaremos con un trapo y en cuestión de minutos verás el cambio que te inspiará a continuar con el proceso y conseguir apreciar el cambio que sufrirá gracias al poder de la Barrita Arreglatodo y a la técnica decoupage.
 
Cortaremos unos trozos de esta barrita y la mezclamos bien durante medio minuto. Cuando esta pasta tenga un color homogéneo podremos empezar a trabajar con ella. La aplicamos sobre la parte a reconstruir y presionaremos ligeramente para unir los dos trozos.
 
Después de dejarla secar durante 15 minutos, será el momento de lijar los restos sobrantes de este Arreglatodo. A continuación nos ponemos con el decoupage. Para ello medimos y cortamos los trozos de un mapa que pegaremos sobre el respaldo y el asiento. Acabaremos aplicando un par de capas de barniz. Recuerda que es preciso dejarla secar al menos un día.
 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado: