Conceptos Básicos de Bricolaje

Llega un momento en el que todos tenemos que hacer algo en la casa. Algunos de los trabajos de bricolaje más pequeños, más populares que la mayoría de nosotros puede manejar incluyen pintura, colgar fotos, cambiar bombillas y canalones de limpieza.

Montar muebles puede ser la labor más sencilla, pero con un poco de paciencia la mayoría de nosotros también puede montar un escritorio o sillas de pre-envasados. A partir de ahí es un gran salto para construir otro tipo de trabajo más ambiciosos, como la colocación de estantes, podar árboles y setos, lijar pisos o incluso la construcción de una caseta de jardín.

La seguridad ante todo

 
Sea cual sea tu trabajo de bricolaje, siempre debes asegúrate de tomar algunas precauciones básicas de seguridad, que son especialmente importantes para los principiantes.
 
Las gafas de seguridad son esenciales para la mayoría de puestos de trabajo, y también se pueden necesitar guantes. Siempre usa zapatos que cubren los dedos del pie – las botas con punta de acero son las mejores, pero por favor, de no tenerlas usa al menos algo que pueda cubrir lo suficiente – La caída de herramientas es una de las lesiones más comunes de bricolaje.
 
Usa las escaleras con sumo cuidado. Asegúrate de que estén estables y fuertes y nunca subir una escalera cuando estás solo. Lo ideal es preguntar a alguien quien pueda ayudar a sostenerlas para ti.
 
De ser posible, mantente siempre alejado de la la electricidad, incluso cuando estás simplemente poniendo un clavo o tornillo en la pared, asegúrate de que tienes presente donde está el tendido eléctrico para evitar accidentes. 

Las herramientas de bricolaje básicos

 
Tener algunas herramientas básicas disponibles es necesario para ser capaz de tomar muchos pequeños proyectos. Un conjunto de destornilladores en una gama de tamaños, un martillo y una selección de las llaves será lo más básico.
 
Un par de alicates es otra buena herramienta multipropósito, útil para trabajos pequeños y grandes. También vas a requerir de una cinta métrica, un nivel de burbuja, un cuchillo Stanley y una llave ajustable para considerarte bien equipado.
 
Mantén las herramientas en una caja o bolsa, para que puedas saber exactamente dónde buscar en caso de emergencia. Y si estás pensando en tomar un proyecto mucho más ambicioso, debes tener muy en cuenta que el adquirir un pequeño taladro inalámbrico con una gama de accesorios será una buena inversión.

Estas herramientas son consideradas básicas, pero más allá de ellas existen muchas más las cuales pueden variar enormemente dependiendo el proyecto que realices, por lo que si entras de lleno en el mundo del bricolaje es posible que termines teniendo todo un arsenal.

Llama a los expertos

 
Debes llamar siempre a los expertos para tareas más complicadas, cualquier cosa que tenga que ver con la electricidad o el gas, y, en algunos casos, los trabajos de fontanería mientras no tengas conocimiento previo,  debes recordar acudir a manos expertas siempre que tengas que hacer algo más que cambiar una llave.
 
Otras obras que son, probablemente, motivo suficiente para acudir a la ayuda de expertos son las labores de papel pintado, yeso y colocar azulejos. Sin embargo, con un poco de practica podrías hacerlo tú mismo, siempre teniendo en cuenta que un profesional es probable que sea mucho más rápido y ofrezca un resultado mucho mejor.
 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado: