Blog de felipe Idea guardada 21 veces
La valoración media de 10 personas es: Excelente

Cómo pintar la puerta principal

Imagen 0


Muchas veces cambiamos la decoración de la casa, pero se nos presentan pequeños detalles que no combinan como, por ejemplo, la puerta principal. Y es que, el resto de puertas de la casa son más económicas y, por lo tanto, podemos cambiarlas, pero la principal solemos dejarla durante años debido a su coste. Por eso, vamos a ver cómo pintarla, pues es un proceso muy sencillo y, así, podemos cambiar un poco su estilo.

1 Lo primero que tenemos que hacer es limpiar bien la puerta, eliminando todos los restos ya que, al dar una parte a la calle o rellano, tendrá más suciedad que las del resto de la casa.

2 A continuación, desmontamos los picaportes, cerraduras y demás herrajes que vayamos a sustituir, pues puede que, con el tiempo, algunos se hayan desgastado.

3 Después, con masilla para madera repararemos golpes, huecos, arañazos.. Una vez igualada la superficie, lijamos bien toda la puerta, para eliminar barnices y prepararla para la nueva pintura. Recuerda que esto también tendremos que hacerlo con el marco.

4 Con cinta de carrocero tendremos que cubrir los bordes de todo lo que no vayamos a pintar, es decir, los herrajes que no hayamos quitado, las cerraduras, las bisagras..

5 Ya tenemos la puerta lista para pintarla. En primer lugar, aplicamos dos capas de imprimación, lijando entre ellas con una lija de grano fino. Con ello conseguiremos que la pintura se adhiera bien, sobre todo teniendo en cuenta que la puerta está sometida a golpes, a efectos del tiempo en caso de que de a la calle..

6 Cuando haya secado la segunda capa, lijamos levemente de nuevo, y pintamos la puerta con esmaltes sintéticos.

7 Por último, podemos un barniz o cera incolora para proteger la madera. Cuando haya secado, ponemos de nuevo las nuevas o antiguas cerraduras, el picaporte y todo lo que hayamos retirado.

Consejo: Lo mejor es pintar primero los marcos, con la puerta desmontada y, una vez se hayan secado, montar la puerta y pintarla con ella colocada. También tenéis la opción, sobre todo para los que viváis en un edificio, de pintarla solo en la parte interior, la que da a la casa y, por tanto, la que vamos a ver, ya que así nos ahorraremos el tener que tener la puerta abierta para pintar.

Foto: D H Wright/Flickr

Más ideas facilísimas:

Decoración: Cómo marcar las copas con whasi tape
Belleza: Cómo quitar manchas de grasa de los zapatos
Cocina: Cómo hacer arroz al horno
Salud: Remedio casero para aliviar el dolor de pies
Padres: Cuida de tu dentadura en el embarazo
Bodas: Tratamientos caseros y sencillos para novias
Mascotas: Cómo conocer la inteligencia de tu perro
Plantas: Tu huerta orgánica en 10 pasos
Manualidades: Cómo decorar cinta adhesiva con purpurina
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos