Retro y con Encanto Idea guardada 19 veces
La valoración media de 88 personas es: Muy buena

Sencillos y estilizados

Teníamos desde hace tiempo estos cabeceros para camas de 90 cms. La foto es malísima, pero es la única "del antes" que hay. Lua, amiga de la familia, buscaba dos de estas medidas para una habitación con sendas camas. Los nuestros, de lineas sencillas y estilizadas, le gustaron.



Necesitaban una buena mano de lija, y cada una se puso con uno.



Imprimación para asegurarnos un buen agarre de la pintura.



Y el tono elegido, beig antiguo, el mismo que empleamos para la camarera velador, pero esta vez aplicado directamente sin mezclar.



Desde el primer momento tuvimos en mente hacerle algún adorno a cada cabecero. Pensamos en varias posibilidades, hasta que una cobró más fuerza. Guardábamos un pequeño retal de la tela que empleamos en arreglar este costurero puf. Se trata de un tejido bastante grueso con motivos de gran tamaño.



Cortamos cuatro motivos diferentes y dos a dos, los fuimos cosiendo...



... y rellenando de algodón hasta formar un pequeño acerico o mini cojín.



Por último, deshilachamos los bordes un poco, y cosimos unas tiras de cuerda rústica en medio de uno de los lados.



Tras tres manos de color, una de barniz y otra de cera, los cabeceros lucen así de renovados.





Y con su detalle decorativo que creemos les da un toque diferente.



Por una cara...


Por la otra...



Esperando ser instalados en el dormitorio de Lua.


Y con este trabajo nos despedimos hasta el lunes que viene. ¡Esperamos que os guste!

¡Que disfrutéis del fin de semana!

Fuente: este post proviene de Retro y con Encanto, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Patas de lentejas...

Pues sí; por este curioso nombre llamó el padre de una de nosotras a este escritorio, en una de sus visitas a nuestro taller. ¡Y nosotras desconociendo por completo el apodo con el que se conocen a es ...

Telas en la pared...

Una de nosotras recibió, como regalo de bodas por parte de unos primos que habían ido de vacaciones a la India, un tapiz de aquella lejana tierra. Era de colores intensos y vibrantes, y se adornaba co ...

Mariposas para un perchero

El otro día un compañero de trabajo, le regaló a una de nosotras este percherito rústico y de toda la vida, que le venía muy bien para colocarlo en su taller de costura. Pero no sin antes pasar por ch ...

Zona de confort

Somos personas de costumbres, hábitos repetitivos, gustos constantes... , pero nos apasionan las personas que arriesgan, quizás por el hecho de que las dos nos hemos instalado en nuestras respectivas ...

Recomendamos