Blog de felipe Idea guardada 140 veces
La valoración media de 91 personas es: Muy buena

Le ponemos fin a las grietas fácilmente. ¡Un problema menos!

A veces es inevitable que las paredes de nuestro hogar se vean afectadas por las grietas, aunque muchas de ellas podrían evitarse con un buen cuidado de la casa. El paso del tiempo hace estragos en todo y las grietas de las paredes deslucen mucho aparte de que pueden llegar a ser peligrosas si no las tratamos a tiempo. Hoy os quiero enseñar la mejor manera para repararlas, una vez que no hemos podido evitar su llegada.

Con bricolaje casero podemos reparar la gran mayoría de grietas o desperfectos que aparezcan en nuestras paredes, aunque es importante saber que si la grieta es muy grande o profunda y afecta a la estructura, lo mejor será recurrir a profesionales del sector, ya que en caso de que no haya una buena reparación, la grieta puede causar daños mayores.

Imagen 0


Necesitaremos una espátula, una lija, un trapo limpio, masilla para cubrir grietas y pintura para devolver a la pared su color habitual. Como podéis comprobar, no será muy costoso reparar la grieta, ni en dinero ni en tiempo. ¡Empezamos!

Lo primero será repasar la propia grieta con la espátula, lo que resulta fundamental para eliminar los desperfectos que se encuentran en su interior y sobre todo, para que la masilla tenga una buena adherencia a la superficie. Tras pasar la espátula en ambos sentidos, limpiaremos la zona con un trapo limpio y así dejar la superficie preparada para los siguientes pasos.

Ahora es turno para poner la masilla sobre la zona dañada. Con la propia espátula, aplicamos un poco de masilla en sentido horizontal, para que se integre en la grieta, para después aplicar más producto de manera vertical. Conviene hacerlo por partes si la grieta es de varios centímetros, para asegurarnos de que toda la zona queda bien reparada.
 

Imagen 0


Cuando ya tenemos extendida toda la masilla y la hemos dejado secar el tiempo que el fabricante nos recomienda, pasaremos un taco de lija sobre la zona para igualarla al resto de la superficie y que no haya un desnivel en la pared. La lija dejará algo de suciedad en las paredes así que volvemos a pasar un trapo para dejar limpia la zona y que la pintura logre adherirse con facilidad.

Ese será el último paso, el de pintar la pared. Podemos darle el tono que tenía o aprovechar para renovar los colores y darle un aire nuevo a la decoración, eso dependerá de cada uno. No habrá que tener especial cuidado con la zona de la grieta, pues si hemos seguido los pasos correctamente, toda la pared estará igualada y la pintura quedará perfectamente.

Os dejo un vídeo en el que podréis ver los pasos a seguir para conseguir que las grietas desaparezcan de vuestras paredes.



Espero que os sirvan de ayuda estos pasos y os resulte fácil llevar este proceso a cabo. Recordaros que si tenéis cualquier duda o sugerencia, o nos queréis contar lo bien que os han venido estos consejos, espero vuestros comentarios en nuestro muro de facebook.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos