comunidades

En su pared...

Hoy os mostramos un sencillo trabajo; nos encargaron pintar de blanco envejecido este aplique de pared. Lo trajeron tal cual, sin las tulipas de cristal, que las tiene.



Le dimos tres manos de pintura blanca a la tiza. Lo hicimos con pincel. Al finalizar, lijamos para suavizar, sobre todo, al tacto.



Para envejecer, primero dimos una capa generosa de cera por todo el aplique y, a continuación, mezclamos en un cacharrito más cera, calentada previamente en el microondas, con betún de Judea. Esta mezcla, con un pañito de algodón, la fuimos aplicando por las zonas más molduradas o sobresalientes de la pieza en cuestión.



No solemos envejecer demasiado, lo suficiente para darle al adorno más volumen, menos monotonía; más juego, en definitiva.



Pero la intensidad depende del gusto de cada uno. Lo cierto es que el betún nos encanta para este menester, y siempre tenemos en él a un gran aliado.



Por último, dejamos secar y lustramos con otro paño de algodón. En esta ultima foto no se aprecia demasiado la terminación, pues había demasiada luz... Y cuando editamos las fotos, el aplique ya no estaba con nosotras... Nos han prometido foto con las tulipas, y ya colocado en su pared...



..., pero aún no ha llegado... Así que, esto es todo por hoy, amigos.

¡FELIZ FIN DE SEMANA!

Fuente: este post proviene de Retro y con Encanto, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Hace unos días probamos a desplegar una de las "lianas" de uno de nuestros potos sobre el marco de la puerta del salón, y así lo contamos y enseñamos en Instagram. Lo cierto es que la rama m ...

Hace unos días hubo un pequeño accidente en casa de una de nosotras. La puerta de uno de los muebles altos de la cocina cayó por su propio peso desplomándose sobre la encimera, primero, y al suelo des ...

Últimamente estamos de lo más sesudas y reflexivas, sobre todo una de nosotras, suponemos que debido a los cambios sustanciales que está sufriendo en su vida familiar y, por ende, en toda su existenci ...

Ninguna de las dos hemos sido de engalanarnos demasiado... Nos costaba ponernos un collar, una pulsera o cambiar a menudo de pendientes, que, todo sea dicho, no nos ha faltado nunca... Sin ellos, nos ...

Recomendamos