Retro y con Encanto Idea guardada 9 veces
La valoración media de 21 personas es: Muy buena

Ternura y decoración

Otro viernes más nos unimos a la cita que convoca Marcela, esta vez con una coqueta estantería que tuvimos la suerte de que nos regalara un familiar. Y a nosotras estos pequeños auxiliares... ¡ya sabéis que nos pierden!



La lijamos a conciencia para retirar el barniz brillante que la protegía y, con pintura a la tiza en blanco roto (le estamos dando un descanso al mint), procedimos a pintarla...



... y a lijarla siguiendo las curvas del mueblecito.



Para terminar, una buena mano de cera y unos pequeños amigos que tenían muchas ganas de tener su propio espacio.



Todos tenemos dentro de nosotros la capacidad de embellecer cualquier sitio... Hasta el rincón más "practico" es susceptible de ser acicalado. Y si es con humor y un poquito de ternura, ¡mucho mejor!




Con nuestros patitos de colores nos vamos a ver a Marcela y sus frugales convocatorias de los viernes, donde tanto aprendemos con las ideas de nuestras amigas blogueras.

¡Feliz fin de semana!

Fuente: este post proviene de Retro y con Encanto, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Los cinco enanitos...

Carmen, vecina y amiga, nos confió sus banquitos de cocina, cinco en total. De buena madera y pequeño tamaño, se encontraban perfectos de estructura, pero necesitaban un poco de pintura que mejorara s ...

Cerezas deco...

Una de nosotras acude con relativa frecuencia al Valle del Jerte. Tiene la facilidad de disfrutar de una vivienda familiar cerca de la zona y, además, corre sangre extremeña por sus venas, con lo que ...

Mucho potencial...

Hoy os mostramos el trabajo realizado en esta mesilla, recogida de la calle, y a la que Graciano supo ver todo su potencial. Estaba algo estropeada y no era de mucha calidad (igual que la foto, pero h ...

La otra máquina...

Hará cosa de un año os comentamos que una de nosotras se había comprado una máquina de coser, y que la otra, experta en la materia, le estaba dando clases al respecto. Bueno, la cosa quedó ahí, pues t ...

Recomendamos