Retro y con Encanto Idea guardada 9 veces
La valoración media de 21 personas es: Muy buena

Ternura y decoración

Otro viernes más nos unimos a la cita que convoca Marcela, esta vez con una coqueta estantería que tuvimos la suerte de que nos regalara un familiar. Y a nosotras estos pequeños auxiliares... ¡ya sabéis que nos pierden!



La lijamos a conciencia para retirar el barniz brillante que la protegía y, con pintura a la tiza en blanco roto (le estamos dando un descanso al mint), procedimos a pintarla...



... y a lijarla siguiendo las curvas del mueblecito.



Para terminar, una buena mano de cera y unos pequeños amigos que tenían muchas ganas de tener su propio espacio.



Todos tenemos dentro de nosotros la capacidad de embellecer cualquier sitio... Hasta el rincón más "practico" es susceptible de ser acicalado. Y si es con humor y un poquito de ternura, ¡mucho mejor!




Con nuestros patitos de colores nos vamos a ver a Marcela y sus frugales convocatorias de los viernes, donde tanto aprendemos con las ideas de nuestras amigas blogueras.

¡Feliz fin de semana!

Fuente: este post proviene de Retro y con Encanto, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Mosquitos a nosotras...

Una de nosotras tiene tres macetas de jazmines en su terraza, aunque tan solo de una de ellas nace la codiciada flor. Y decimos codiciada porque nos ha costado años conseguir que esta planta florezca ...

De cruceros y más viajes...

Siempre hemos pensado que ir de crucero debía ser un verdadero tostón.... Eso del movimiento marino, de estar encerrados durante demasiadas horas a merced de las olas y esas reuniones macrogigantes en ...

Aclarando flores

Teníamos en el taller estos dos bodegones de flores, muy clásicos para nuestro gusto. Un cambio de color era lo que necesitaban. Estuvimos dudando entre varios, pero, al final, el blanco roto fue el ...

Genio y figura....

Hablamos del malo..., ese genio que da quebraderos de cabeza, no tanto a los que lo tienen, sino a los que lo sufren. Una de nosotras sabe bastante de ello porque le sobra, y casi siempre, el suyo rec ...

Recomendamos