comunidades

Fotos sin marco montadas en cartón pluma

Un truco facilísimo y barato

Póster montado en cartón pluma


En las habitaciones juveniles imperan la sencillez y la funcionalidad. Un ejemplo son las fotos sin marco montadas en cartón pluma, material con gran ligereza y suficiente rigidez. Las fotos publicitarias que vemos en muchas tiendas llevan este práctico soporte.

Las fotos sin marco montadas en cartón pluma se cuelga con unas fijaciones especiales. Los tornillos y alcayatas desgarran el material y la foto termina cayendo, el adhesivo directo causa manchas en la pared, y otros métodos caseros son igual de ineficaces. El problema es que las fijaciones propias del cartón pluma no se encuentran fácilmente. ¡Te enseñamos un sencillo truco para sustituirlas!

Surgió la necesidad (mejor dicho, el antojo de un adolescente) de colgar un póster en una casa de campo, muy alejada de cualquier tienda. Así que recurrimos a un sencillo truco utilizando las fotos sin marco montadas en cartón pluma sin gastar dinero y sobre todo ahorrándonos la búsqueda de los dichosos colgadores para cartón pluma, que no se encuentran fácilmente.

Las cortezas de pino se utilizan mucho en jardinería, y las verás por todos sitios: parques, jardines, viveros... ¡Y también en el campo, naturalmente! Podrás coger un pequeño trozo de cualquier pino.

Procura coger las cortezas que tengan el reverso más plano, lo que facilita la tarea.

Aquí tenemos un pequeño lote de cortezas, hemos cogido varias porque son muy prácticas en apaños domésticos como el de nuestro póster.

Seleccionamos la que presente más rigidez (algunas se quiebran como una caña al atornillar el cáncamo), y comenzamos la sencilla tarea.

Primero igualamos la superficie que irá pegada al cartón pluma, raspando lo que sobresalga. La corteza de pino tiene consistencia blanda cuando está húmeda, y podemos realizar esta labor con un pequeño cuchillo de cocina.

A continuación completamos el alisado con papel de lija. La manera más cómoda de hacerlo es como se muestra en la imagen, frotando la pieza sobre la lija. No hace falta un papel muy abrasivo, basta con un grano 220 o similar.

Aquí vemos el reverso de la corteza, después del raspado y el lijado. Ahora está lo bastante plana para quedar eficazmente pegada al cartón pluma.

Es aconsejable poner el cáncamo antes de pegar la corteza. Para evitar que los finos estratos se rompan, elegiremos un cáncamo pequeño, hasta el más diminuto será suficiente para el ligero peso del cartón pluma.

Vamos a pegar la corteza con un adhesivo rápido, del tipo que se emplea en las reparaciones de calzado.

Este pegamento puede usarse con garantías en muchos materiales, y funcionará perfectamente en la unión de plástico y madera que necesitamos.

Una vez extendido el producto en las dos superficies, esperamos unos minutos para que se evapore el disolvente.

La unión es casi instantánea, después de la pausa de evaporación sólo tenemos que presionar fuertemente unos segundos para que la corteza quede firmemente pegada al cartón pluma.

Esta rapidez del adhesivo, junto con su flexibilidad después de secar, lo hace muy indicado para arreglar zapatos.

¡Y problema solucionado! Aquí vemos ya colgada la foto chulísima que tanto ilusiona a nuestro sobrino, un apasionado de la bicicleta. Hemos podido hacerlo con materiales comunes de bricolaje y un servicial repuesto campestre.

Hay otros muchos objetos domésticos que puedes utilizar, por ejemplo una tapa de plástico. ¿Tienes algún truco para colgar fotos montadas en cartón pluma?


Fotos: facilisimo.com/FernandoBarón
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Modificado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos