comunidades

¿Qué es el esmalte sintético?

El esmalte sintético es una variedad de esmalte que, junto con los esmaltes al agua, conforman casi todos los esmaltes existentes en el mercado.

Existen pues, 2 grandes grupos de esmaltes: los esmaltes al agua y los esmaltes sintéticos.

El esmalte sintético es también conocido coloquialmente con otros nombres: esmalte base disolvente, esmalte al disolvente o pintura al disolvente.

Todas estas denominaciones se refieren en realidad a un mismo producto: el esmalte sintético.

Sigue leyendo y descubre las cualidades del esmalte sintético y sus principales aplicaciones, así como las principales ventajas sobre su competidor más próximo, el esmalte acrílico o base agua.

Qué es el esmalte sintético


¿Qué es un esmalte?

Antes de entrar en detalles sobre el esmalte al disolvente, es necesario una primera aproximación a lo que es un esmalte.

Un esmalte es una pintura especial, fundamentalmente para maderas y metales, que al secarse forma una película especialmente resistente en la superficie a recubrir.

Los componentes principales de un esmalte son:

Ligante: es el material que aglutina finalmente a los pigmentos y que consigue formar el cuerpo de la pintura junto con los pigmentos (y en menor medida los aditivos). Existen muchos tipos de ligantes, consiguiendo muchos tipos de pintura de distintas propiedades. A grandes rasgos  pueden estar conformados por polímeros de naturaleza acrílica, vinílica, poliéster, poliuretano, epoxi.

Pigmentos: son los que confieren el color a la pintura.

Aditivos: añadidos en pequeñas proporciones a las pinturas, consiguen, sin embargo, modificar en gran medida sus propiedades.

Disolvente: el disolvente es el elemento que mantiene separados a los elementos antes de que se seque la pintura y se forme la película. Como disolvente se puede utilizar el agua en las pinturas denominadas al agua, u otros de naturaleza orgánica (alcoholes, cetonas, és teres, aromáticos,…) Le confieren además al esmalte algunas características como el tiempo de secado y consistencia.
Como vemos, el concepto de esmalte es una pintura especial para madera o elementos metálicos y con características especiales en cuanto a adherencia y resistencia, y que constituye la capa final de acabado de estos objetos a pintar.

Tipos de esmalte

Los principales tipos de esmalte existentes en el mercado son:

Esmaltes al agua.

Esmaltes sintéticos.

Esmaltes epoxi.

Esmaltes al poliuretano
Todos los esmaltes existentes son productos de alta tecnología que dan acabados bastante buenos.

En general no se puede decir que un esmalte sea mejor que otro, sino más bien que uno es más adecuado para un soporte y unas condiciones determinadas.

Así, por ejemplo, para pintura de mobiliario de interior, es más que suficiente un esmalte al agua de calidad.

Quizás en suelos industrial, u otro tipo de superficies muy expuestas a agentes agresivos sea necesario otros productos.

Esmaltes sintéticos

Los esmaltes sintéticos son, como acabamos de ver, un tipo concreto de esmalte.

La diferencia esencial del esmalte sintético con el resto de esmaltes es su ligante. El ligante o resina que utiliza es uno de naturaleza alquídica, que es un tipo de plástico derivado del petróleo.

El nombre de sintética deriva precisamente de que está fabricada artificialmente, imitando la composición y propiedades de algunas resinas naturales.

Una particularidad de los esmaltes sintéticos es que llevan disolvente en su composición. El disolvente en realidad se evapora, quedando sólo la película de pintura seca compuesta por las resinas y los pigmentos.

El hecho de que lleve disolvente tiene 2 pegas más o menos importantes:

Olor. Tienen bastante olor. La aplicación de la pintura debemos hacerla en un lugar ventilado o usar mascarilla. Cuando la pintura finalmente se seque deja de desprenderse olor. Esto puede tardar unas 24 horas o un poco más, dependiendo de las condiciones de calor y humedad de la zona. Al contrario que los esmaltes sintéticos, hay que recordar la ventaja de los esmaltes al agua, que al no llevar disolvente no tienen prácticamente olor.

Limpieza de herramientas y gotas. Las brochas, rodillos y demás utensilios deben limpiarse con disolvente o aguarrás. Limpiar las herramientas con aguarrás o disolvente es bastante engorroso. Desde luego en este sentido sí que tienen una gran ventaja los esmaltes al agua, que se limpian con agua simplemente. Para limpiar las manchas y gotas de pintura sintética del suelo también debemos utilizar aguarrás o disolvente.
Una pega importante de los esmaltes sintéticos es que la brocha y rodillos se deben limpiar con aguarrás o disolvente.
Una pega importante de los esmaltes sintéticos es que la brocha y rodillos se deben limpiar con aguarrás o disolvente.

Principales propiedades de un esmalte sintético

Las principales propiedades que tiene un esmalte sintético son:

Fácil aplicación

Acabado muy fino y suave

Aspecto lacado

Resistente a roces y rayados

Resistente a aceites, fabón

Muy lavable

Comparativa esmalte sintético vs esmalte al agua

El esmalte sintético es en muchas ocasiones equiparable al esmalte al agua.

Sin embargo, con los disolventes que tiene el esmalte sintético se consigue que la aplicación sea muy fácil y que el aspecto superficial sea magnífico.

En este sentido sería un esmalte similar al esmalte al agua, pero con un mejor aspecto superficial y acabado más suave y liso.

El esmalte sintético tiene muy buena nivelación, lo que quiere decir que las superficies, independientemente del tipo de aplicación (brocha, rodillo…), quedarán finalmente con un aspecto muy liso.

Además, muchos de estos esmaltes sintéticos son de tecnología de altos sólidos, lo que quiere decir que conseguirán una muy buena cubrición, con espesores de películas importantes.

El aspecto final de la superficie es muy lisa, suave, sin zonas sin cubrir. Similar a un lacado, salvando las distancias.

Algunos ejemplos de utilización de esmalte sintético

Con un esmalte sintético puedes pintar:

Muebles. Puedes pintar todo tipo de muebles del hogar. Dependiendo de la superficie que tengan tendrás que hacer una preparación distinta para posteriormente dar la mano de esmalte. Pero piensa que podrás pintar todos los muebles que tengas, estén hechos de lo que estén hechos (tablero, melamina, madera, PVC,..)

Puertas. Podrás pintar todas las puertas de casa. Se pueden pintar puertas de madera, de melamina, de contrachapado, metálicas. Cada tipo de puerta y dependiendo del estado en el que se encuentren necesitarán un tratamiento previo distinto antes de aplicar el esmalte.

Ventanas. También podrás pintar ventanas de aluminio, de hierro, de madera.

Radiadores. Se pueden pintar perfectamente los radiadores de la casa. Y también los tubos de la calefacción que estén vistos, sean del material que sean.

Muebles de jardín. También se puede pintar cualquier mueble de jardín. El esmalte sintético es muy resistente a los agentes atmosféricos, por lo que puedes pintar cualquier mueble de exterior, ya esté fabricado en madera, PVC, plásticos diversos, etc.

¿Cuándo no debo utilizar un esmalte sintético?

Para aplicaciones muy específicas o especialmente comprometidas.

Por ejemplo, no se pueden usar en zonas en inmersión ni con condensación constante.

Y en general en zonas con constante roce y zonas que se vayan a limpiar con agentes químicos.

Para todos estos casos necesitaremos esmaltes especiales: esmalte al poliuretano, por ejemplo. Estos esmaltes de poliuretano son resistentes a productos químicos, y sirven para pintar incluso electrodomésticos. Y también los sanitarios y suelos de baños y zons con alta condensación y humedad.

El artículo ¿Qué es el esmalte sintético? ha aparecido en primer lugar en zonahogar.

Fuente: este post proviene de zonahogar, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas: Pintura

Recomendamos