comunidades

Mantenimiento de las calderas

La calefacción es una instalación muy compleja con diferentes aparatos y artículos que representan cierta peligrosidad si no se cumplen rigurosamente las instrucciones de mantenimiento y funcionamiento, como por ejemplo las calderas a las cuales se les tiene que hacer una revisión con cierta periodicidad, para lo cual es mejor contar con expertos, quienes estarán profesionalmente capacitados para esta labor y permitirán evitar fallos y averías en la instalación.

Los aparatos como las calderas deben estar siempre muy limpios porque si se encuentran con hollín puede significar que la maquinaria está haciendo una mala combustión, lo cual haría que su rendimiento fuese peor. Por eso el profesional tiene que hacer una limpieza periódica de las mismas para evitar que los quemadores hagan la combustión mal.

Los especialistas en calderas a su vez revisarán las juntas de las puertas de la caldera, los aparatos de registro, las cajas de humo, etc. Esto será necesario para que no se presenten entradas de aire en la instalación, ya que estas hacen que la caldera  no rinda de manera adecuada. Estas entradas de aire pueden producirse porque con los años las juntas van perdiendo su calidad y estanqueidad, por eso se deben cambiar cada cierto periodo de tiempo.

Es importante saber que un problema habitual de las calderas es la adhesión de los carbonatos del agua a las mismas y esto se produce por la temperatura del agua a más de 60 grados, para esto los expertos recomiendan utilizar agua tratada para evitar que se cierren los depósitos de expansión de la caldera.



Para que la caldera tenga una excelente combustión es muy importante que se haga mantenimiento y limpieza al quemador, el mantenimiento de este accesorio es propio y depende del fabricante del mismo, las instrucciones para mantenerlo generalmente vienen indicadas en el manual de mantenimiento de toda caldera, pero en general se deben tener en cuenta algunos aspectos como que el filtro de aspiración del combustible siempre este limpio, también debe estar en perfecto estado la fotorresistencia, se les debe hacer mantenimiento a los electrodos de encendido, así como también se deben limpiar las boquillas. Todos estos detalles de mantenimiento de calderas son servicios que prestan con la mejor calidad especialistas del sector, quienes mantendrán siempre la caldera funcionando en las mejores condiciones.

La purga de los radiadores en el sistema de calefacción es sumamente importante ya que estos, al haber estado apagados durante un buen periodo de tiempo o estación, han podido llenarse de aire y esto puede llegar a entorpecer el buen funcionamiento de la caldera,  pudiendo hasta bloquearla. Por eso es conveniente que se purguen todos los radiadores antes de empezar a utilizar la calefacción y durante todo el invierno mientras esta permanezca encendida.

Esta es una tarea muy sencilla que no lleva mucho tiempo y no necesita manos expertas para llevarla a cabo. Para ello primero se debe abrir la boquilla de purga que generalmente se encuentra en la parte de arriba del radiador, esto se puede hacer con la ayuda de una moneda, al abrirla se debe esperar a que salga el aire acumulado y un poco de agua sucia; inmediatamente después se debe cerrar. Con este simple paso, se logrará que los radiadores del lugar calienten uniformemente aprovechando así la energía que consume la caldera.

Un buen funcionamiento de una caldera se logra con un mantenimiento periódico adecuado que se debe hacer siempre de la mano de profesionales con experiencia que sabrán prevenir todos los daños y riesgos que se puedan presentar en la instalación. Siguiendo estos consejos haremos que nuestra caldera funcione de forma óptima y al mismo tiempo poder evitar averías futuras.
 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos