comunidades

El problema de los termos eléctricos en zonas con aguas duras

El problema de los termos eléctricos en zonas con aguas duras es el depósito de la cal en el interior del termo.

En estas zonas, la cal que lleva el agua se acumula en zonas como la resistencia, el termostato o el ánodo de sacrificio causando 2 principales problemas:

Pérdida de eficiencia energética, con lo que la factura de la luz será mayor.

Daños más o menos importantes.
En referencia a estos daños, algunos de ellos podremos arreglarlos, con una reparación más o menos costosa. Pero es que en otros casos es más rentable económicamente comprar un termo nuevo.

Veamos en detalle porqué ocurre todo esto, y sobre todo, ¡cómo evitarlo!

El problema de los termos eléctricos en aguas duras es la cal
El problema de los termos eléctricos en aguas duras es la cal.

Funcionamiento básico de un termo eléctrico

Un termo es básicamente un depósito en cuyo interior se encuentra una resistencia eléctrica que aporta calor al agua. De esta forma el agua en su interior se calentará y estará ahí acumulada a una alta temperatura.

Los termos se usan para el agua caliente sanitaria o ACS, que es el agua caliente que usamos en las casas para lavar la vajilla o para asearnos.

Así, cuando abrimos el agua caliente de cualquier grifo saldrá la cantidad requerida del termo. Inmediatamente ese volumen de agua que sale es repuesta por un mismo volumen de agua fría que entra la tubería de agua fría.

El agua que entra al termo estará a la temperatura ambiente de la zona, que será mucho más fría que la que se encuentra dentro del termo. El termostato del termo detectará que el agua ha bajado de temperatura por debajo de la consignada y, en consecuencia, pondrá en funcionamiento la resistencia eléctrica para calentar el agua.

Y así sucesivamente.

Componentes básicos de un termo

Los componentes básicos de un termo son:

Depósito. Es la zona donde se acumula el agua caliente hasta que es necesaria y sale por el tubo de salida del agua caliente hacia los grifos. Tiene distintos tamaños (30, 50, 80, 100, o incluso 200 litros), está fabricado de acero vitrificado (generalmente) y está aislado del exterior por un aislante más o menos importante, para no perder el calor.

Resistencia. Es el elemento esencial, pues es el que aporta el calor necesario al agua para elevar su temperatura. Lo hace por efecto Joule, al pasar la electricidad por un conductor, este aumenta su temperatura.

Termostato. Es el elemento que detecta la temperatura en el interior del depósito y manda la señal de encendido de la resistencia cuando aquella está por debajo de la consignada. Está formado por unos componentes electrónicos y una sonda de temperatura. Esta sonda de temperatura es la que va alojada en el interior del depósito.

Ánodo de sacrificio. Es un elemento cilíndrico compuesto por magnesio, que es un metal que se correo mucho más fácilmente que el acero del resto de los componentes del termo. De esta forma protege a los componentes metálicos: la corrosión se producirá preferiblemente en él, mientras que el resto de elementos se encuentran protegidos. El ánodo es un elemento fungible, es decir, recambiable, pues con el paso del tiempo se va corroyendo e irá desapareciendo. Finalmente desaparecerá por completo. En ese momento la protección se pierde completamente, atacando entonces la corrosión libremente al resto de componentes metálicos.

El agua en España

El agua, en cuanto a su dureza, puede ser blanda, media o dura. La dureza del agua se refiere a la concentración de minerales que contiene. Aunque existen muchos minerales en disolución, básicamente son 2: carbonato cálcico y carbonato magnésico. Y de ellos el más importante a nuestros efectos es el carbonato cálcico, que es el que da origen a las incrustaciones de cal. Las aguas duras son típicas de las zonas costeras del mediterráneo.

Además de la clasificación del agua por su dureza, también tenemos la clasificación por ser un agua ácida o agua alcalina, que está referido al pH de ésta. Un agua ácida tiene un pH bajo, por debajo de 6,5, y es un agua que produce corrosión fácilmente.

Es decir, los mayores problemas los tenemos con las aguas duras (alta concentración de bicarbonatos) y con las aguas ácidas (que producen corrosión de elementos metálicos).

Normalmente las aguas duras están relacionadas con aguas básicas, pero esto no es necesariamente así, sino que pueden existir aguas duras y a la vez ácidas.

Aguas duras y ácidas son las más peligrosas en cuanto a problemas en nuestros termos.

El problema de los termos eléctricos en zonas de aguas duras

El problema principal del que derivan todos los demás daños o roturas es la acumulación de cal en el interior.

Si un agua es dura tiene tendencia a acumular cal. Pero es que si además estamos hablando de agua caliente, el problema es mucho mayor, ya que la cal del agua se deposita tanto mejor cuanto mayor es la temperatura del agua.

Por eso en los termos eléctricos es un problema importante: el agua en su interior está a más de 50ºC, lo que hace que se acumule cal en gran cantidad.

Además, se acumulará más en las zonas más calientes: en la resistencia y junto a ella.

La cal se va depositando formando una costra sobre la resistencia y sobre los elementos metálicos cercanos, como la sonda del termostato y el ánodo de magnesio. Además, esta acumulación es independiente del tipo de termo. Por ejemplo, en el caso de las resistencias da igual que tenga una resistencia blindada sumergida, una resistencia envainada o una resistencia cerámica, el hecho es que se producirá la acumulación de la cal sobre la propia resistencia o sobre la vaina de protección de ésta.

Los efectos de la acumulación de cal en estos elementos son los siguientes:

Pérdida de eficiencia del termo pues la costra de cal impide una transmisión óptima del calor de la resistencia al agua, pues está por medio esta capa de cal.

Averías derivadas de la aparición de esta costra de cal.
En cuanto a posibilidades para evitar o disminuir los efectos de la cal, lo que sí podemos hacer es comprar un modelo que tenga sistemas antical. Por ejemplo, existen termos que llevan resistencias con sistemas antical. En este caso disminuirá la cal depositada sobre la resistencia, mejorando entonces la eficiencia energética y evitando algunas averías como el quemado de la resistencia.

Sin embargo otros efectos de la cal continuarán ahí: por ejemplo depósito sobre el ánodo de magnesio, o sobre las paredes del depósito o sobre el termostato.

La solución definitiva será, además de un termo con sistemas antical, efectuar un adecuado mantenimiento.

Mantenimiento recomendado en zonas de aguas duras

Como hemos comentado más arriba, en Alicante, en toda la zona mediterránea y, en general, en todos las zonas de aguas duras debería prestarse especial atención al mantenimiento recomendado por el fabricante. De esta forma conseguiremos alargar la vida útil del termo.

En casi todos los casos el fabricante recomienda realizar como labor de mantenimiento la limpieza de la cal depositada en el depósito y en los componentes esenciales del termo: resistencias, termostato y ánodo de sacrificio.

Para limpiar la cal del interior debemos desmontar previamente la tapa que permite el acceso al interior, y de esta forma también conseguiremos sacar también la resistencia, el termostato y el ánodo de sacrificio.

Para limpiarlos podemos utilizar productos de limpieza específicos para la cal, o simplemente a mano, frotando con cuidado de no dañar ninguno de estos elementos.

Aprovechamos que el depósito del termo está abierto para limpiar el interior de éste de acumulaciones de cal y óxidos.

Finalmente volvemos a montar todos los elementos y cerramos finalmente la tapa.

La eliminación de la cal es una operación más de mantenimiento a realizar en el termo. A esta eliminación de la cal habrá que añadir otras que determine el fabricante.

Lo más frecuente es que exista una única operación de mantenimiento más: la reposición del ánodo de magnesio en caso de que haya desgastado demasiado.

En resumen, en nuestro termo deberemos hacer el siguiente mantenimiento:

Limpieza de los depósitos de cal en el interior y en los elementos sensibles de éste (resistencia, termostato y ánodo de magnesio)

Revisión del estado del ánodo de magnesio y su sustitución en caso de que esté gastado.
Si hacemos el mantenimiento que acabamos de describir es bastante raro que se produzcan averías.

Lamentablemente es muy, pero que muy frecuente que no se realice ningún mantenimiento a los termos eléctricos.

En este caso, no es de extrañar que ocurran averías, siendo las más frecuentes en el caso de aguas duras el quemado de la resistencia y la oxidación del interior del termo.

Vamos a verlas un poco más en detalle.

Resistencia quemada

Si no realizamos la limpieza de la cal es posible que nos suceda esta avería: el quemado de la resistencia.

¿Y por qué se produce esta avería?

Pues porque la cal se deposita en la resistencia formando una costra más o menos gruesa. Esta costra produce que la transmisión de calor de la resistencia al agua no sea muy buena, por lo que será necesario en muchos casos que la resistencia deba funcionar durante más tiempo del que está diseñado. El resultado final es que la resistencia trabaja por encima de lo diseñado por el fabricante y finalmente se avería.

La reparación consiste en la sustitución de la resistencia por una nueva.

Otra avería frecuente: la corrosión del interior del termo

Este caso quizás sea más frecuente. Se trata  de la corrosión de los elementos metálicos del interior del termo.

Esta corrosión puede deberse a 2 causas:

El ánodo de magnesio se ha desgastado completamente por corrosión y no lo hemos repuesto por otro nuevo a tiempo.

Se ha depositado cal sobre el ánodo de magnesio, con lo cual no cumple bien su función de protección del resto de elementos metálicos. Para que cumpla su misión de protección es necesario que el ánodo esté en contacto con el agua. Si no está en contacto directo con el agua, por la interposición de la costra de cal, no realizará su misión. O la realizará indebidamente.
En cuanto a la reparación de los elementos corroídos, esta dependerá del elemento que se ha corroído. Y es que existen elementos que se pueden arreglar y, en cambio, hay otros elementos que no se pueden reparar o no es ventajoso económicamente hacerlo.

Un ejemplo de corrosión en que la reparación es posible es la de la corrosión de resistencias, termostatos o del propio ánodo de sacrificio. La reparación en este caso pasa por sustituir los elementos corroídos por unos nuevos. La reparación tampoco es que sea barata, pero se puede hacer.

Un ejemplo de corrosión en el que la reparación no es posible es la corrosión del calderín o depósito. En este caso debemos comprar un termo nuevo, ya que no existen repuestos en el mercado del propio tanque o son incluso más caros que un termo completamente nuevo.

El problema de los termos eléctricos en zonas de aguas duras: conclusiones a tener en cuenta

Así que ya lo sabes, el problema de los termos eléctricos en zonas de aguas duras es la cal. Las averías más frecuentes son el quemado de las resistencias y la corrosión de elementos del interior de los depósitos. Y las reparaciones más habituales pasan por la reposición de los elementos dañados.

Si te ha gustado este artículo es posible que también te interese este otro: ¿cuándo es recomendable instalar un termo eléctrico?

El artículo El problema de los termos eléctricos en zonas con aguas duras ha aparecido en primer lugar en zonahogar.

Fuente: este post proviene de zonahogar, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

AGUA ESTANCADA en el LAVAVAJILLAS

El otro día descubrí con horror que ¡había agua estancada en el lavavajillas! En este artículo, un poco diferente, os enseñaré cómo mi gran susto acabó finalmente en prácticamente nada: simplemente se ...

Recomendamos

Relacionado

Fontanería

¿Cuándo instalar un termo eléctrico?

Si estas pensando en instalar un termo eléctrico pero no te decides, este artículo es para tí. Descubrirás todo sobre los termos eléctricos y sabrás cuándo instalar un termo eléctrico y cuándo es mejor otro sistema de producción de agua caliente para tu vivienda, como el gas o la energía solar. ¡Vamos allá! Qué es un termo eléctrico Es un dispositivo electrodoméstico que sirve para calentar agua. ...

Blog termo eléctrico

Termo eléctrico: agua caliente las 24 horas del día

Tener un termo eléctrico en casa es una opción muy recomendable ya que podrás a tener agua caliente durante un largo periodo de tiempo. El termo eléctrico no es más que un depósito de agua caliente que se conecta a la red sanitaria y a la corriente eléctrica con una toma de tierra. La ventaja de tener un termo eléctrico es que existen una gran multitud de modelos diferentes con capacidades variada ...

opinión y consejos productos anodo de magnesio ...

Mantenimiento del termo: el ánodo de magnesio

El termo eléctrico, por poco mantenimiento que necesite, requiere ciertas tareas para conservarlo en óptimas condiciones. La principal tarea de mantenimiento de tu termo se centra en la revisión anual del ánodo de magnesio. Revisando esta pieza alargarás la vida del termo y te ahorrarás futuros problemas. ¿Sabes qué es el ánodo de magnesio? Es una especie de vaina, normalmente de acero, que va rec ...

Fontanería

Grifos de latón cromado: el grifo con la mejor relación calidad precio

El título de este artículo lo deja claro: los grifos de latón cromado son la opción más resistente, elegante, habitual y con la mejor relación calidad/precio del mercado. En este artículo aprenderás de forma fácil y rápida de qué están hechos los grifos, de qué material protector están recubiertos, y las principales ventajas de los grifos recomendados: los grifos de latón cromado. ¡Vamos allá! ¿D ...

herramientas y materiales acero inoxidable ...

Acero inoxidable: el nuevo rey del hogar

Tecnología y creación

Atrás quedaron los días de la Edad de Piedra en que todos los utensilios de la vida diaria se fabricaban con roca. Hoy en día, la innovación en los materiales ha proporcionado una amplia gama que podemos aplicar, con buenos resultados, en nuestro hogar. Sin duda, la gran revolución del siglo XX ha sido la aparición del acero inoxidable, que, con el paso de los años, se ha colocado como el material ...

Fontanería

Cómo hacer una instalación con tubos de cobre sin soldar

Seguimos con otro trabajo para el proyecto de Mi Hogar Mejor, en está ocasión vamos a realizar una instalación con tubos de cobre sin soldar. Pero antes de realizar la instalación, vamos a limpiar los tubos de cobre, ya que presentan manchas, oxidaciones… Para ello usaremos Ferrokleen. Para a continuación, realizar la instalación sin necesidad de soldar nada. Luego sujetaremos todo con abraz ...

consejos e ideas restauración vallas ...

Todas las claves para restaurar las vallas del jardín o la terraza

Por mucho que nos pese, el lijado suele ser la primera fase de cualquier trabajo de restauración, con el objetivo de preparar la superficie (ya sea de metal, de madera...) para su posterior tratado... ¡y qué duro es este paso! Por eso, lo normal es ayudarnos de una lijadora eléctrica, que haga el trabajo 'sucio' por nosotros. Sin embargo, ¿qué pasa con esos huecos, rincones y pequeñas piez ...

ahorro decoración eficiencia energética ...

Ilumina tu vida con LED

En invierno disfrutamos de menos horas de luz solar, por lo que consumimos mas electricidad. Para que se note lo menos posible en la factura, debemos sustituir toda la iluminación por Led, debido a su elevada eficiencia energética. La tecnología LED consume hasta un 85% menos en comparación con los sistemas de iluminación tradicionales, lo que facilita el ahorro económico. Una bombilla led de ...

fratás herramientas herramientas de albañilería ...

Herramientas de albañilería: el fratás

Seguimos ampliando la caja de herramientas, hoy toca explicar qué es y para qué sirve el fratás. Esta herramienta es el instrumento fundamental para alisar y aplanar el revoque de mortero de cal y arena. Consta de una base rectangular que puede ser de madera o plástico, y un mango para poder agarrarla. El fratás debe tener los bordes ligeramente curvos, ya que si no se hundiría en la masa y no la ...

fontanería jardín riego ...

Cómo aprovechar el agua de lluvia

Del tejado al depósito

Si analizamos el consumo de agua en los hogares, encontraremos la paradoja de que estamos comprando un recurso que nos cae del cielo. ?Por qué no ahorramos, recuperando este caudal gratuito de agua? Con un frente de lluvias que descargue 30 litros, y un tejado normal de unos 150 metros, podemos obtener una reserva de 4.000 litros de agua de perfecta calidad, gratis. Desde antiguo, las aguas pl ...