Retro y con Encanto Idea guardada 12 veces
La valoración media de 13 personas es: Excelente

El encanto del dorado

El encanto del dorado.

Volvemos a mostraros un encargo de nuestra buena clienta Blanca. Tenía este pequeño velador en madera, metal y formica al que quería dar un tono dorado antiguo. Como siempre, hasta que no desmontamos las patas, no nos acordamos de hacer la foto del previo, jeje.

Imagen 0

 Después de un buen lijado a las partes en madera, hicimos dos pruebas, con imprimación blanca y con gris, y la pintura dorada encima de ambas, para ver sendos efectos. Nos decantamos por la segunda, ya que el resultado conseguido se aproximaba más a la tonalidad que la clienta quería. Tras dos manos de base, el velador quedó así de cubierto.

Imagen 0


Aquí podéis ver un detalle del color dorado una vez aplicado. Pero aún le faltaban dos manos de barniz y la terminación final con cera y betún de Judea.

Imagen 0


Los herrajes estaban en buen estado, aunque no muy limpios...

Imagen 0
 Tras una buena limpieza con lana fina de acero y una capa de barniz para metales, procedimos al montaje.

Imagen 0


Imagen 0


Y ya está listo para que Blanca lo sitúe en el rincón de su casa que más le guste. Nosotras, de momento, hemos querido hacer una pequeña composición para dar una idea de lo bien que queda decorado.

Imagen 0


Con este bonito trabajo nos vamos al blog de Marcela, a ver las nuevas propuestas de nuestras amigas en el Finde Frugal de Colorín Colorado.

Imagen 0


¡Feliz fin de Semana!

Fuente: este post proviene de Retro y con Encanto, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Una cómoda para nuestro misterio

La cómoda es lo último que nos quedaba por redecorar del dormitorio de Reyes. De grandes dimensiones (y mayor peso...), como podéis ver en la foto, ha dado su trabajo... Ese difícil barniz había que ...

Muy naif...

La pintura Naif representa, para nosotras, ese espíritu infantil que no debería abandonarnos nunca... Ser capaz de pintar como un niño, siendo adulto ya, dice mucho sobre el sentir y el hacer de la pe ...

La tercera vida de un velador...

Este velador lleva en casa de una de nosotras la friolera de tres décadas... En sus inicios era totalmente negro, excepto la base de mimbre, y así se pasó varios años hasta que su dueña se hartó y le ...

Recomendamos