Mover un punto de luz

 

Mover un punto de luz en cualquier espacio de tu casa es cosa fácil. Por ende, una de las ventajas que explican el éxito imparable del yeso laminado, conocido popularmente como pladur, es la facilidad para hacer instalaciones eléctricas, tanto en la fase de construcción de la casa como en las reformas posteriores. Lo que en el tradicional tabique de ladrillo supone un trabajo de albañilería, y bastante suciedad, puede hacerse en pladur limpiamente con un serrucho y un taladro.

 

De la mano de nuestro lector Lustorgan vamos a aprender la manera adecuada a mover un punto de luz haciendo un yeso laminado una tarea muy práctica, necesaria a menudo como paso previo para numerosas reformas: mover un punto de luz. Ejemplos característicos de esta necesidad son el montaje de un cabecero, la instalación de nuevos muebles de cocina, o, como en el presente reportaje, una librería que tapa el punto de luz original.

 


Una vez desconectada la corriente, algo que siempre debemos verificar antes de manejar cables, nuestro experto amigo Lustorgan desenrosca la lámpara, y quita las tapas de los registros.

La broca de corona, montada en el taladro. “Dado que por la parte superior la densidad de tubos es mayor, ya preveía problemas, así que voy a hacer los agujeros más grandes”.

“Un primer intento con dos catas en origen y en destino, que nos permite un diagnóstico: debido al cruce de tubos en la zona, el aislante está por dentro, por fuera y unido con espuma de poliuretano a medias”.

En vista de la dificultad, Lustorgan opta por abrir todo el recorrido y hacer hueco en el interior. La docilidad del “pladur” permite un corte exacto, y conservar la pieza para colocarla al final.

Ya se ha efectuado el trasvase de los hilos al tubo nuevo.

Después de comprobar los contactos y la correcta colocación del tubo, Lustorgan procede a cerrar las cajas de registro.

“Lo que queda”, explica Lustorgan, “ya es albañilería”. Y, como hemos dicho, esta fase es de suma sencillez en el cartón-yeso. Empezamos poniendo una malla antigrietas, para mejorar la adherencia del trozo de placa que habíamos retirado.

Ya sólo falta poner sobre la malla una generosa capa de un producto de base, apto para rellenar cavidades, y después colocar la pieza que habíamos cortado de la placa.

“Lo dejo unas horas que seque, rasco si ha quedado una parte elevada, y lo refuerzo con un trozo de cinta, pegada con pasta de juntas”. Con la misma pasta, alisamos la superficie.

Para asegurar el correcto acabado final, Lustorgan pone un listón encima de la pieza y lo sujeta con cinta de carrocero.

Ya sólo falta poner sobre la malla una generosa capa de un producto de base, apto para rellenar cavidades, y después colocar la pieza que habíamos cortado de la placa.

Al día siguiente, con la pasta ya seca, tapamos el agujero del punto de luz original.

Y finalmente aquí tenemos la pared con su punto de luz ahora colocado cerca del techo, dispuesta para recibir la nueva librería. ¡Buen trabajo!

¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:

Relacionado

Muchas el punto de luz del techo no está en el lugar donde lo necesitamos. Para solucionarlo se puede mover el cableado por el techo, picar y sacarlo en el punto que queremos. Existe una opción más sencilla que es usar un florón para trasladar el punto de luz al sitio que queremos por fuera del techo.Nosotros lo hemos hecho en el comedor porque el punto de luz quedaba totalmente fuera del centro d ...

El dia de hoy estaremos hablando de como pueden revestir paredes con palets, los palets se han convertido en los últimos años en una materia prima muy demandada en el mundo de la decoración en general, y del bricolaje en particular. Lejos de servir como mesas improvisadas o sofás económicos y temporales, los muebles de palets son hoy piezas demandadas y perseguidas, hasta el punto de que podemos e ...