comunidades

¿Cuál es el gasto normal en calefacción de gas natural?

Esta es la pregunta que muchos nos hacemos de vez en cuando: ¿cuál es el gasto normal en calefacción de gas natural?

O lo que es lo mismo: lo que yo gasto, ¿es normal o estoy despilfarrando?

En fin, una pregunta sencilla y muy muy razonable. Y que, sin embargo, no es fácil de contestar, por muchos factores:

Las ubicaciones de la vivienda, orientación, tamaño, materiales y aislamiento, ocupación, entre otros factores, pueden ser muy diferentes de unas a otras, por lo que la energía necesaria para calentar puede variar mucho.

Sin embargo, en este artículo intentaremos arrojar algo de luz al respecto, aunque sea estudiando un caso muy concreto: una vivienda en un bloque de pisos en Alicante, con calefacción con gas natural. Si este es tu caso, seguro que te servirá. En caso de que no lo sea, puede que te sirva de orientación.

Los factores más importantes que influyen en el gasto en calefacción de gas natural son:

1.-Ubicación geográfica de la vivienda

Este es un aspecto esencial. De hecho el consumo energético de una vivienda puede variar muchísimo dependiendo de la ubicación geográfica. No será lo mismo estar en Segovia, en el centro de la península, que en una zona costera del mediterráneo.

En nuestro caso de estudio, la vivienda se encuentra ubicada en Alicante ciudad, cercana al mar. El gasto normal en calefacción de gas natural en esta vivienda o en otras situadas en lugares semejantes será relativamente bajo, ya que los inviernos son suaves y no muy largos. La necesidad de aportar calor será muchísimo menor que en otros lugares de España.

2.-Orientación de la vivienda

La orientación de la vivienda influirá en el soleamiento de la fachada y en la entrada de luz a través de las ventanas. Ambos aspectos influyen mucho en la necesidad de mayor o menor energía para calentar la vivienda.

En nuestro caso en concreto la vivienda tiene la mayoría de las habitaciones con orientación al noreste. Esta orientación no es la mejor para pasar el invierno. Al fin y al cabo estará prácticamente todo el día sin luz directa del sol. Orientaciones sur o suroeste son mucho mejores en invierno, pues el sol incide directamente en las ventanas y aportan calor al interior de la vivienda.

3.-Tamaño de la vivienda

A mayor tamaño mayor energía para calentar el espacio.

En nuestro caso se trata de una vivienda con un tamaño medio, de unos 100 m2. La energía necesaria en cuanto a este aspecto estará en la media.

4.-Aislamientos de la vivienda

El aislamiento de la fachada y de las ventanas influye en gran medida en cuanto a las necesidades energéticas. Se estima que un mal aislamiento puede aumentar en un 25-30% la energía necesaria para mantener el calor en una vivienda, todo ello provocado por la pérdida del calor a través de estos cerramientos mal aislados.

En nuesto caso la vivienda se construyó a finales de los ochenta, por lo que la construcción ya se realizó cumpliendo algunos requisitos básicos de aislamiento y de eficiencia energética. Evidentemente no son los parámetros con los que se construiría ahora una vivienda, pero tampoco estamos hablando de una vivienda de hace 50 años, sin ningún tipo de aislamiento.

El cerramiento de fachada está construido con ladrillos con una cámara de aire intermedia, aunque sin aislamiento. ¡Mejor que nada sí que es!

Las ventanas se sustituyeron hace unos años por ventanas con unos buenos estándares de aislamiento. Son de PVC con doble acristalamiento y en algunos casos triple vidrio aislante.

En este apartado la vivienda se puede decir que tiene una buena nota, por lo que las necesidades de calefacción serán menores que viviendas similares con malos aislamientos.

5.-Número de ocupantes

Esto afecta en cuanto a las necesidades de calefacción. A mayor número de ocupantes es más probable que se necesite usar durante más tiempo la calefacción, al estar casi siempre ocupada la vivienda y necesitar que esté más o menos caliente las estancias.

El número de ocupantes es de 4, 2 adultos y 2 niños. Quizás un poco superior al número de ocupantes de una vivienda media en España.

Calefacción con caldera y radiadores

Una vez vistos los principales factores que influyen en el gasto, entramos en detalle con el propio sistema de calefacción: caldera mixta y radiadores de agua por las distintas habitaciones. Caldera mixta significa que sirve tanto para calentar la vivienda como para suministrar el agua caliente de los grifos.

Este sistema de calefacción mediante caldera y radiadores no es el más habitual en su zona. En todo el Mediterráneo lo más habitual es el empleo de los sistemas de aire acondicionado reversibles (bombas de calor reversibles). Sin embargo, los dueños de la vivienda eligieron este sistema por ser aportar un calor más agradable.

A diferencia del sistema de calefacción por radiadores, el sistema de aire acondicionado reversible calienta las estancias mediante la introducción de chorros de aire caliente. En algunos casos se puede producir molestias a los usuarios, principalmente por 2 motivos: 1) Estratificación: el aire caliente permanece en la parte alta de la habitación, por lo que se puede notar cómo nuestros pies están más fríos que nuestra cabeza. 2) Velocidad del aire: el aire introducido lo hace en forma de chorro, y si ese chorro te pilla justo en su camino resulta muy molesto.

Pero vayamos ya al grano: ¿Cual es el gasto normal en calefacción por gas natural?

Para ver el gasto en este caso en concreto se estudiarán las facturas reales del gas durante un periodo de tiempo suficiente para poder sacar medias. Y al menos deberá de ser de 1 año, evidentemente.

Las facturas del gas suelen ser bimensuales, pasándonos el cargo en una fecha determinada de los 2 meses anteriores.

Las facturas del gas son relativamente sencillas de entender: tienen una parte variable, que depende del consumo de gas que se haga, y una parte fija, denominada Término fijo y Otros conceptos, que dependen únicamente del tiempo transcurrido.

Término variable de una factura de gas

El término variable es el importe del gas consumido en esos 2 meses. A mayor volumen de gas, mayor importe. Y viceversa.

El importe se determina multiplicando el consumo de gas (en kWh) por el precio del gas (en €/kWh).

A primera vista puede resultar curioso que el consumo de gas se refleje en kWh. Pero en realidad es sencillo de entender: el gas consumido se mide realmente en m3 en el contador de gas. Esos m3 luego se convierten en energía equivalente mediante un factor que está reflejado en la propia factura, justo debajo del apartado de consumo en m3. En realidad es lógico esta transformación, ya que un volumen determinado de gas tiene una energía determinada, por lo que tiene sentido hacer esa transformación.

En la última factura que tenemos a la vista la equivalencia es de 1 m3 = 11,564 kWh, a la presión de suministro de 0,022 bar.

Esto quiere decir que cada m3 contiene esa energía. La energía del gas es finalmente liberada en la combustión en la caldera.

En cuanto a la medición del gas consumido, se realiza como hemos comentado con el contador. El contador va midiendo continuamente el gas que pasa por él. Para determinar el gas entre unas fechas determinadas basta realizar las lecturas en esas fechas y hacer la diferencia entre ellas. Esa diferencia es el volumen de gas que ha pasado por el contador entre las fechas determinadas. A la hora de determinar el volumen de gas consumido en un período es importante que las lecturas sean reales, no estimadas.

Las lecturas vienen reflejadas en una factura en el apartado de lecturas/consumos. Y es importante que ponga que son lecturas facilitadas (cuando las hemos visto nosotros y se lo facilitamos a la compañía) o lo reales (se refieren aquí a que las lecturas las hacen unos agentes de la compaía que se acercan físicamente a efectuar la lectura al contador).

Es importante para determinar los consumos reales que las lecturas no sean estimadas. Podrán ser o bien facilitadas o bien reales.
Después, ese volumen de gas en m3 se multiplica por el factor de conversión (11,564 kWh/m3) y obtenemos la energía consumida.

Finalmente sólo queda multiplicar la energía consumida en el período por el precio unitario de esa energía.

En este aspecto es importante reseñar que el precio de la energía en forma de gas es bastante más barata que el de la electricidad, por ejemplo.

Así tenemos que debemos multiplicar los kWh por el precio de 0,058 €/kWh (redondeo de 0,056 + 0,002). La electricidad, por ejemplo, es del orden del doble (0,10 €/kWh).

Término fijo de la factura de gas: precios por día de uso

El término fijo en una factura de gas no es muy elevado. Está alrededor del 10 % del total de la factura.

Esto lo podemos comparar con una factura eléctrica, donde el término fijo que no depende del consumo puede llegar a ser incluso del 50 %(depende fundamentalmente de la potencia contratada).

El término fijo de nuestra factura de gas depende únicamente del número de días de facturación y corresponde a conceptos como el de alquiler del contador y similares.

Término fijo y variable en una factura de gas natural
El término fijo en una factura de gas no es muy importante (alrededor del 10%).

Determinación de la parte de la factura correspondiente al agua caliente y la parte correspondiente a la calefacción

La vivienda estudiada tiene una caldera mixta, que servirá tanto para calefacción como para suministrar el agua caliente sanitaria.

Así es que, para determinar el gasto normal en calefacción de gas natural debemos diferenciar el consumo asociado a la calefacción y el asociado al agua caliente. ¿Cómo podemos hacerlo? Estudiando las facturas correspondientes a un año completo.

El método que proponemos se basa en determinar en primer lugar el consumo de gas para agua caliente. ¿Cómo? Pues muy sencillo: hacemos una media del consumo en los meses en los que no hacemos uso de la calefacción. En esos meses todo el consumo de gas irá a agua caliente sanitaria. Además el consumo de agua caliente sanitaria es aproximadamente el mismo a lo largo de todo el año (bueno, quizás se use un poco más en invierno…).

En nuestro caso la calefacción se usa unos 4 0 5 meses: desde diciembre hasta abril más o menos.

Si hacemos la media del consumo de gas en el resto de meses sale unos 26 m3 al mes (aprox. unos 300 kWh/mes).

Es decir, el consumo en agua caliente es de 26m3 o 300 kWh al mes.

Para obtener el consumo en gas de la calefacción únicamente debemos restar del consumo total en los meses de invierno el que va a agua caliente.

En los meses de invierno el consumo total es de 86 m3/mes (aprox. unos 1.ooo kWh/mes).

Si restamos 86 – 26 obtenemos que unos 60 m3 al mes se destinan a calefacción (aprox unos  695 kWh).

Consumo de gas en calefacción: resumen

El consumo de gas para calefacción en nuestra vivienda de estudio, de unos 100 m2 y situada en un bloque de pisos en Alicante es el siguiente:

Consumo de unos 60 m3 de gas al mes. Equivalente a unos 700 kWh.

Gasto normal en calefacción por gas natural

Para calcular el importe total mensual gastado en calefacción debemos multiplicar el consumo por el precio unitario. Así tenemos que:

60 m3 x 0,83 €/m3 = 49,8 €

Si lo expresamos en kWh, el importe se puede calcular como:

700 kWh x0,07 €/kWh = 49 €

Los precios unitarios expresados ( 0,83 €/m3 ó 0,07 €/kWh) son precios totales, incluyendo IVA e impuestos, e incluso el término fijo. Evidentemente son variables en el tiempo, según vaya variando el precio del gas natural.

Los 49 € al mes son importes totales, incluyendo IVA (21%) e incluyendo también el término fijo.

Es decir, el importe mensual debido a calefacción por gas natural en una vivienda del mediterráneo, de las características señaladas más arriba, es de 50 €/mes.

El importe total de la factura será mayor, pues le falta añadir la parte del ACS. Este importe es de: 300 x 0,07 = 21 € /mes.

Y como son facturas bimensuales, el total puede ser de unos: 2 x (50 + 21) = 142 €. (factura bimensual)

El artículo ¿Cual es el gasto normal en calefacción de gas natural? ha aparecido en primer lugar en zonahogar.

Fuente: este post proviene de zonahogar, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas: FontaneríaReformas

Recomendamos