comunidades

Conseguir un acabado rústico en una fachada de piedra

La forma clásica de conseguir un acabado rústico en una fachada de piedra es mediante el abujardado.

Existen otros métodos, pero realmente el más usado desde hace mucho tiempo es mediante este sistema.

Sigue leyendo y descubre cómo se consigue este acabado rústico o abujardado, cuál es su aspecto y dónde se usa principalmente las piedras abujardadas.

¡Vamos allá!

Distintas formas de conseguir un acabado rústico en una fachada

Existen muchos materiales para conseguir un aspecto rústico en una fachada.

Por ejemplo usando cal en las paredes. Las típicas paredes encaladas que tanto se ven en numerosos pueblos españoles.

Otras paredes exteriores que son bastante rústicas son las de tierra compactada. Los conocidos como tapiales se hacían con tierra compactada en distintas capas hasta conseguir la altura final del muro.

También, claro, usando maderas o troncos vistos.

Todas estas versiones que hemos visto son realmente rústicas. Incluso muchas de ellas más que rústicas son viejas y ya no se ejecutan más, por lo menos en España.

Tienen mucho valor, y son cada vez más apreciadas como componentes de la arquitectura rural de los pueblos.

Pero son ejemplos de rusticidad de durabilidad y calidad un tanto limitada.

Si unimos rusticidad y durabilidad tenemos que ir a construcciones en piedra.

Fachadas de piedra rústica

Con la piedra sí que conseguimos un aspecto realmente rústico a la vez que durable.

Antiguamente las casas más nobles estaban construidas con bloques de piedra más o menos grandes, conocidos como sillares.

La versión más del pueblo eran los mampuestos, que eran piedras de la zona unidas con diversos materiales, como arcilla, cal, tierra, etc hasta conseguir levantar muros.

En la actualidad las fachadas de piedra se ejecutan mediante losas de piedra de formas más o menos cuadradas o rectangulares y que conforman la cara visible de las fachadas.

Estas fachadas no se hacen con sillares, sino que la piedra se coloca en forma de revestimiento final de las fachadas.

Las fachadas con estas piedras de terminación no son especialmente baratas. Generalmente denotan una construcción de calidad con acabados de alta gama.

Sólo usando la piedra como elemento visible ya conseguiremos un aspecto un tanto rústico o, más bien, noble o clásico.

Si queremos avanzar y conseguir el aspecto rústico debemos darle un toque más a la piedra.

Este toque último es el abujardado

El abujardado de la piedra

El abujardado es una terminación o acabado de las piedras naturales.

Se pueden abujardas las calizas, mármoles, granitos, etc.

El abujardado se hace golpeando la piedra con unos martillos especiales acabados en puntas. Según el número de puntas y su densidad se conseguirá un aspecto final de la piedra con mayor o menor textura.

En todo caso la cara de la piedra queda con multitud de hoyitos formados por el golpeo del martillo en la roca.

El golpeteo forma pequeños cráteres en su superficie, que darán a la piedra un aspecto muy rústico.

No en vano, este era el sistema de labra de los antiguos sillares, para conseguir las caras finales.

Queda, pues, una piedra con aspecto similar a esos sillares de la antigüedad.

con el abujardado conseguimos un acabado rústico en una fachada de piedra
Acabado abujardado de la piedra.

El abujardado: el acabado rústico en una fachada de piedra

La superficie de la piedra queda áspera y con una macrotextura rugosa.

Esta macrotextura rugosa podrá serlo en mayor o menor medida en función del martillo que le ha golpeado.

Si este tiene muchas puntas y muy juntas unas de otras, se consigue una superficie con macrotextura visible más regular. La cara parece más plana, pareciéndose el acabado un poco a un apomazado.

Si las puntas están más separadas conseguiremos una piedra con textura más irregular. A simple vista se ven los grandes cráteres que le dan a la piedra un aspecto muy rústico.

En todo caso, en la actualidad el abujardado se hace con máquinas que llevan más o menos puntas, por lo que en muchos casos se puede seleccionar entre un acabado con más o menos cráteres.

Esto deberá consultarse específicamente a nuestro suministrador de la piedra, para ver la viabilidad de un acabado u otro.

Usos de la piedra abujardada

Es muy frecuente usar este acabado en fachadas de casas rurales o de campo. Este es el principal uso actual del abujardado.

Tampoco hay que desdeñar el uso como suelo antideslizante. Y es que el propio Código Técnico de la Edificación así lo establece. Así determina que se puede usar, en principio, y sin mayores problemas en todos aquellos usos en los que sea necesario un uso de suelo antideslizante. E incluso lo prescribe sin necesidad de ensayos de deslizamiento ni nada.

Un uso como suelo deslizante típico es en ciertas zonas de paseos público donde haya humedad frecuente y bajas temperaturas, consiguiendo disminuir la afección de posibles zonas de agua helada.

De todas formas, el abujardado es la forma reina de conseguir un acabado rústico en una fachada de piedra. Este es su uso por excelencia.

El artículo Conseguir un acabado rústico en una fachada de piedra ha aparecido en primer lugar en zonahogar.

Fuente: este post proviene de zonahogar, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos