comunidades

Cómo hacer un PARCHE DE PINTURA (CORRECTAMENTE) –

Hacer un parche de pintura para arreglar una zona de pintura desprendida es más fácil de lo que pudiera parecer.

Lo que pasa es que hay que hacerlo bien, con una pauta establecida y de forma correcta.

De esta forma te asegurarás que la pintura no continuará saltando y que el resultado será bastante durable en el tiempo.

¡Vamos allá!

Lo que nos hemos encontrado en la pared

Debido a una humedad antigua tenemos un trocito de pintura que ha saltado en la pared. El tamaño es de un poco más de una palma de la mano abierta.

Lo primero que debemos hacer, antes incluso de hacer los 4 pasos que aquí indicamos, es verificar que la causa de la pintura dañada está solucionada. Puede ser una filtración, una zona de condensación, un goteo de agua en esa zona. En fin, cualquiera que sea la causa lo primero es que es arreglarlo.

Para arreglar esto tenemos distintos post donde damos solución a las causas más comunes, y que nos ha pasado en nuestras propias carnes.

Ahora sí, vamos a ver qué podemos hacer después:

1.-Sanear la zona: rascar con espátula

Esta es la primera operación que hay que realizar. Debemos eliminar cualquier pintura que no tenga agarre a la pared actual.

Para ello cualquier espátula nos puede servir. Nosotros hemos utilizado una de acero inoxidable, que nos compramos para emplastecer. Venía dentro de un juego de unas cuantas de distinto tamaño de hoja. Pero en realidad puedes utilizar cualquiera.

El tip más importante aquí es que determines bien la zona que quieres eliminar: no debe ser ni más ni menos de la necesaria. Y es que con una espátula atacando la pared puedes quedarte sin nada de pintura si vas un poco a lo loco!

Para determinar la pintura mal agarrada, en mal estado, y que debemos eliminar, utilizamos la punta de la espátula como rasgador. Rayamos las distintas zonas alrededor del parche que vamos a realizar.

Con firmeza pero sin aplicar tampoco demasiada fuerza.

Enseguida notaremos que la zona donde la pintura se encuentra en mal estado saltan enseguida pequeños trozos de pintura. En cambio, en la zona donde se encuentra en buen estado, no saltan trozos, sino que simplemente se raya la pared.

Pues bien, en la zona donde haya saltado la pintura podemos quitar toda la pintura con la ayuda de la espátula. La podemos meter entre la capa de la pintura y el yeso, con cuidado de no pasarnos y pelar toda la pared.

Cada vez que vayamos avanzando y quitemos más pintura con la espátula volveremos a actuar con la punta de la espátula para ver si los nuevos bordes están sanos y firmes o no.

Cuando ya no avancemos más porque está toda la zona con bordes en buen estado entonces pararemos y seguimos con el próximo paso:

Eliminar la pintura vieja rescando con una espátula


2.-Lijar la zona

La teoría nos dice que deberíamos en general emplastecer. Pero la verdad es que si el parche es pequeño y no tiene casi profundidad, más allá de la propia capa de pintura saltada, podemos prescindir de emplastecer.

Así será mucho más sencillo y rápido.

Para lijar utilizamos cualquier tipo de lija para paredes. Las más habituales son los papeles de lija o el taco de esponja con lija.

Nosotros hemos utilizado en el parche del artículo hojas de lija de 2 granos distintos: de grano 80 y de grano 180.

El papel de lija de grano 80 es un papel bastante rugoso, que sirve para desbaste y lijar previamente. Lijamos en primer lugar con esta en la zona con la pintura perdida y en los bordes, con cuidado de no desprender más pintura. Debemos aplicar el papel de forma paralela a la pared.

Después aplicaremos el papel de lija de tamaño 180, que es una lija con el grano mucho más fino. El acabado que deja es mucho más suave, sin rayaduras. Aplicamos esta lija en toda la zona a tratar, tanto en la zona sin pintura como en los bordes y un poco en la zona de pintura existente más allá de los bordes.

3.-Limpiar el polvo

Este paso es más que evidente. Al lijar saldrá bastante polvo, que debemos eliminar para que el tratamiento posterior que daremos resulte perfecto.

Para ello utilizamos cualquier trapo humedecido o una bayeta de microfibras, en la que se adhiere perfectamente el polvo.

4.-Aplicar fijador: en la zona del parche de pintura y en todo el paño

Este es el paso fundamental y que en muchos casos es olvidado por los pequeños manitas que quieren hacer un parche de pintura. Pero es un gran error.

Los profesionales siempre hacen uso de los fijadores.

Los fijadores son unos productos líquidos, de aspecto lechos, pero quizás menos denso, y que sirven para fijar superficies a pintar posteriormente. Con el fijado nos referimos a que la superficie se quedará en un estado perfecto para después pintar. No tendrá elementos que se desprendan o zonas con distinta porosidad.

El fijador deja toda la superficie donde se aplica de forma uniforme y homogénea. Sin elementos que se desprendan.

Realmente nos ha parecido que se trataba como de una especie de pegamento, que al secar deja la superficie dura y pegada entre ella.

Un aspecto importante a la hora de aplicar el fijador es que, si no queremos que se note posteriormente una especie de parche donde hemos pintado, debemos aplicar primero el fijador en la zona desprendida, pero también debemos aplicar luego el fijador en toda el paño que queremos pintar.

En la zona con la pintura saltada aplicamos el fijador directamente, sin diluir. O diluyendo muy poco. En cambio, al aplicar en toda la pared para que no se note diferencias en las zonas reparadas y el resto del paño, podemos aplicar fijador diluido a 1:4, es decir, 1 medida de fijador por 4 de agua, por ejemplo.

En cuanto al fijador que hemos utilizado, se trata de un fijador sellador acrílico al agua. Como es al agua es especialmente fácil de usar, pudiendo diluir con agua y limpiar las brochas y utensilios simplemente con agua.

Si queremos una gran penetración en el soporte es recomendable diluir al 1:4 (1 medida de fijador por 4 medidas de agua). Si, en cambio, el soporte está en muy mal estado, lo suyo es utilizarlo directamente o un poco diluido. Así su poder de pegado y fijación del soporte es mayor.

Finalmente sólo queda pintar el parche. Nosotros recomendamos pintar en primer lugar el propio parche y luego, para dar una segunda mano completa a todo el paño donde se encuentre el parche.

Si sigues los pasos que te indicamos conseguirás hacer un parche de pintura que resulta prácticamente imperceptible y que será muy duradero.

Parche de pintura arreglado
Estado final de la pared con el parche arreglado.
Entrada relacionada:

Como tapar agujeros en el techo y que no se nota nada.
El artículo Cómo hacer un PARCHE DE PINTURA (CORRECTAMENTE) – Fácil y rápido en 4 PASOS ha aparecido en primer lugar en zonahogar.

Fuente: este post proviene de zonahogar, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Acabamos de hacer un gotelé con spray en un pequeño parche de pintura saltada. Y el resultado ha sido mucho mejor de lo esperado. La solución convencional para reparar el gotelé perdido ha sido siempr ...

En este artículo descubrirás cómo hemos hecho la restauración de un sillón Ikea Poang, el típico sillón de Ikea. Porque no todo es tirar y comprar, en este artículo puedes ver cómo hemos renovado la m ...

Etiquetas: PinturaReformas

Recomendamos