Cómo ahorrar con la calefacción

Para mantener una temperatura ideal y de confort en nuestro hogar es necesario  tener en cuenta una serie de consejos que son de gran utilidad en nuestro día a día, para ello debemos:
- Utilizar calefacción de bajo consumo. En la actualidad hay un gran mercado sobre productos de bajo consumo basado en el ahorro energético. A primera vista puede resultar más costoso a priori pero en poco tiempo resultará muy beneficioso tanto para el cliente como para el medio ambiente global.
- Temperatura ideal. La temperatura es otra condición que juega un papel importante, ya que un exceso de grados ya sea tanto en frío como en calor en nuestro hogar provoca un gasto innecesario que no debemos menospreciar, para ello la temperatura ideal sería 21º que es precisamente donde nuestra calefacción trabaja con un mejor rendimiento y un consumo bajo e idóneo. Para controlar aún más nuestro consumo no debemos hacer grandes inversiones, tan sólo debemos instalar un simple termostato para controlar el tiempo de funcionamiento de nuestros aparatos de calefacción.
- Programar el uso. Durante el año hay cambios estacionales y la temperatura varía en función de la temporada, por ello ajustar nuestro termostato es indispensable para que nuestro hogar se mantenga a una temperatura confortable y adecuada,  porque durante la noche se derrocha mucha energía que podemos utilizar por la mañana y así evitarán sobrecoste en nuestra factura energética.
- Apaga la calefacción de las habitaciones que no uses. Si nuestro hogar tiene varios radiadores distribuidos por toda la casa, es normal que durante nuestra estancia hayamos dejado alguna vez algún radiador encendido de forma descuidada. Desconectar aquel aparato que no sea necesario en aquella habitación que no necesite tal temperatura es imprescindible para mantener una mejor eficienciencia y economia a lo largo del año.
- No cubras los radiadores. Para su mejor funcionamiento, no se debe cubrir los radiadores con ningún objeto o ropa, porque se podría producir un accidente, un ejemplo muy típico de ello es dejar la ropa mojada sobre un radiador, costumbre que nunca debemos hacer. Por otro lado no situaremos muebles o aparatos eléctricos muy próximos al radiador por que estamos perdiendo la trasmisión de temperatura y energía.     
- Revisa los aislamientos de tu casa. Para mantener una temperatura constante e ideal, además de tener radiadores que puedan dar una temperatura eficiente y lineal, es necesario además tener un buen aislamiento tanto en ventanas como puertas, porque mantener el calor en la habitación también depende de los materiales que se utilicen ya sea desde las juntas, climalit o lana de roca;  todo ello contribuye al bienestar de nuestro sistema de calefacción.                                                                
  
Consejos de uso eficiente
·    Utiliza calefacción de bajo consumo. Si os calentáis con aparatos eléctricos, es importante que escojáis los que son más eficientes y, es decir, gastan menos. Puede que en un inicio sean un poco más caros que el resto, pero a la larga ahorraréis este dinero con la bajada de consumo que te supondrán.
·    Mantén una temperatura estable. Una temperatura de 21 grados es suficiente para calentar vuestra casa. Recordad que el cambio de temperatura brusco es lo que provoca que la calefacción gaste más. Es importante que utilicéis un termostato para poder regular la temperatura correctamente.
·    Programa el uso. Si estáis fuera de casa durante muchas horas, no es necesario que tengáis la calefacción encendida. Podéis programarla para que se encienda una hora antes de llegar a casa: encontraréis la casa igual de caliente y no habréis estado tirando dinero todo el día.
·    Apaga la calefacción de las habitaciones que no uses. Si tenéis alguna habitación vacía o alguna que no utilizáis en casa, os recomendamos que apaguéis los radiadores para no pagar más de lo necesario.
·    No cubras los radiadores. Para su mejor funcionamiento, no cubras los radiadores o pongas muebles muy cerca de ellos.
·    Revisa los aislamientos de tu casa. Muchas veces, el calor se escapa porqué la casa no está bien aislada. Es importante que reviséis que las ventanas y las puertas de la casa estén bien. Por lo contrario, necesitarás gastar mucho más para compensar el calor que estás perdiendo.

Colaboración SATMURCIA
 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos