Bricolaje

Blog de felipe Idea guardada 1 veces
La valoración media de 2 personas es: Buena

Expositor para un libro de cocina

La utilidad de los accesorios pequeños

 

La cocina es una afición que todos practicamos, en mayor o menor medida. Por ello, los libros de recetas hoy día han revalidado su función de consejeros imprescindibles en el hogar. Uno de los manuales más prestigiosos es el clásico 1.080 recetas de cocina, de Simone Ortega, que va por los tres millones de ejemplares vendidos.

 

Acaba de salir una edición especial ilustrada en un volumen de buen tamaño, lo que facilita tenerlo abierto mientras seguimos paso a paso las instrucciones de elaboración. Se impone fabricarle un expositor individual para colgarlo en la pared, de esa forma tendremos cerca el recetario, y a la vez ganamos un cálido elemento decorativo en la cocina.

 

El famoso libro de Simone Ortega, en una edición especial ilustrada. Es el mejor manual de cocina que podemos tener, un magnífico aliado para el amante de los fogones. Como lo usaremos continuamente, queremos tenerlo a mano, y a la vez protegido, por ello vamos a hacerle un aparador individual.

Las herramientas sobre las que recaerá el mayor peso de la tarea: gramil, dos sierras japonesas y la escuadra combinada. En el taller encontramos varios listones apropiados para hacer el marco, de los que seleccionaremos el más idóneo.

El marco frontal llevará rústicos ensambles a media madera, en vez de ingletes.

El marco es la pieza decisiva del humilde expositor, y para hacerlo perfectamente plano encolamos los ensambles sobre un recio tablero. Hemos puesto un plástico para evitar que la cola rezumante provoque adherencias indeseadas.

La tapa de una caja de dulces artesanos, que habíamos conservado para aprovecharla algún día, va a tener por fin una misión acorde con su origen.

Lijamos meticulosamente la cara interior, que hará de fondo.

La realización del marco frontal, con malla de gallinero.

Recordemos que en los elementos de tamaño reducido debemos extremar el cuidado en las mediciones, el marcado y los cortes. Los errores, por pequeños que sean, quedarán muy en evidencia.

Montamos la caja con puntillas y resina epoxi. Tras el secado, lijamos para igualar.

Antes de dar cera artesanal, le ponemos al dorso las pletinas para colgarlo.

Y finalmente aquí tenemos a nuestro mejor ayudante de cocina, en un soporte exclusivo abierto por el frente, que deja todo el protagonismo a la portada. El rebaje semicircular de arriba permite coger el libro cómodamente. Lo hemos colgado en un rincón sobre la encimera, dominando el panorama de las sartenes y los pucheros.

¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos

Relacionado

fotos bricolaje madera ...

Expositor de fotos para un dormitorio juvenil .Paso a paso .DIY

Hola, muy buenasss. Buscaba una forma divertida y barata de colgar las fotos en el dormitorio de mi hija, pedí ayuda a la gente maravillosa de este foro y me dieron grandes ideas, gracias chic@s, sois geniales. Hoy quiero mostrar el resultado en un post a parte por si a alguien le puede servir de ayuda. Mi costillo cortó y unió unos listones para hacer el marco y pensé entelar éste con retales de ...